Tuesday, August 08, 2017

Valerian and the city of a thousand planets (2017)

Desde que ví los cortos antes de la película de LA WONDER WOMAN, quise ver esta película. Primero porque parecía videojuego y mi interés por ver todos esos lugares fantásticos que no existen en la vida real era mucho, después porque en 3D la experiencia debía ser algo fuera de este mundo.

Cuando se estrenó empecé a escuchar muy malas opiniones acerca de ella. Que si esto y que si lo otro, pero a mí, que ignoraba de donde sacaron la historia y si era buena o mala comparada con el material original, sólo me interesaba lo visual. Todo, excepto la pareja protagónica, parecía hecho digitalmente!

Y sí, con la hechizante melodía de Bowie como fondo, Space oddity, nos presentan unas cinco de las miles de especies que conviven en esta ciudad flotante. Bueno, se trata de la historia de Valeriano y Lorelín, quienes en esta ocasión andan ayudando a unos seres lánguidos y pelones que se quedaron sin planeta por accidente, ya que sin deberla ni temerla, se les atravesaron a unos que luchaban en el espacio y ellos pagaron las consecuencias. Sólo se salvaron, dentro de una nave destartalada, el emperador y su mujer e hijo, pues la princesa no entró a tiempo a la nave y pereció. Claro que al momento de expirar, su alma entró al cuerpo de Valeriano, quien creyó que lo que había visto había sido una pesadilla.

¡Basta de historia! La cosa es que como en esta ciudad llamada Alfa, se han concentrado miles de planetas con seres de lo más variado, se está poniendo muy pesada y hay que alejarla de la tierra porque le afecta a su fuerza de gravedad. Durante su misión, Valeriano corteja a Lorelín pero el que no lo conozca que lo compre, y ella no desea mezclar lo personal con lo laboral. Y todo iba bien hasta que apareció Rihanna con su catálogo de disfraces de Halloween, incluyendo Matachina/rumbera y Adalina con todo y su peluca de algodón de azúcar. ¿Te complació mi baile? Pregunta. Seguramente como es extraterrestre le sabe al teibol pero no sabe conjugar.

Cara de Levín tiene más bien cara de Cicciolina y como la ví en español, me quedé preguntándome a mí mismo si lo correcto es decir "evacúen", que es como yo lo recuerdo, o "evacuen", acentuado prosódicamente en la segunda sílaba, que es como lo dicen aquí varias veces...

Lo demás es genial, pero por alguna razón me empezó a fastidiar (gracias Rihanna!) y por poco no aguanto las más de dos horas que dura el chistecito.