Thursday, August 03, 2017

I walk alone (1948)

Más vale solo que mal acompañado.

Kirk Douglas y Burt Lancaster juntos por primera vez.

Lo mejor de los avances es cuando dicen que ella es una mujer que sabe demasiado acerca de muchos hombres pero no sabe nada acerca del único que le interesa realmente.

Esta película, que yo llamo "la guacalona", es como aquella de Marlon Brando donde sale Pina Pellicer, donde dos amigos y compañeros en el crimen después de un golpe que salió mal, se separan después de jurarse que cuando se vuelvan a ver, repartirán el botín en partes iguales. Claro que uno de ellos seguramente deseaba que el otro nunca regresara.

Bueno. Pues se le cumplió en parte porque su amigo es encarcelado (Lancaster) y él, aprovechando la confusión, abre su cantina (Douglas). Cuando el otro sale después de 14 años y va por su moche y a ver si todavía pueden seguir trabajando juntos, el de la cantina lo manda por un tubo diciendo que el trato ya caducó, que aquel negocio donde él gozaría de la mitad quebró y que este es un negocio nuevo, y un montón de cosas que lo excluyen de toda participación. 
Como Lancaster se queda bien enchilado, Douglas manda a su novia la cantante a que haga de Mata Hari y averigue todo lo que se propone su ex cómplice sin pensar que el destino es caprichoso y que ella podría terminar enamorada de su amigo, traicionándolo, sobre todo cuando se entere de que él la engaña. Uy! Yo creo que aquí valía más la honestidad que el dinero, pues eran 3,000 dólares! Pero de los años 40s!

Ayer, viendo el noticiero de Multimedios, me enteré que el martes había dejado de existir la actriz cubana Carmita Ignarra y que ahora descansaría a escasos metros de donde reposa Pipo. Se fueron también recientemente el gordo Gallardo (Chef Ornica), Sam Shepard y Jeanne Moreau. Descansen en paz.