Sunday, August 06, 2017

Baby driver (2017)

Tenía que ver la película que según Eiza González le permitió interpretar a Morónica, un personaje que dignifica a las actrices mexicanas que emigran a Hollywood buscando el sueño americano. Ajá. Papel de bandolera donde apenas si le dan diez líneas de diálogo y se la pasa de mujer adorno. Pero bueno, ella qué más puede decir, verdad?

Y todo empezó cuando el baby le robó un auto al personaje que interpreta Spacey (un asaltante), quien se agarró de eso para hacerlo pagar con trabajo la fechoría, pues el baby era un as del volante y su desempeño era crucial para los trabajitos pues huía rápido a través de cualquier embotellamiento de tráfico como si él fuera el único en la carretera.

Lo único que Baby necesitaba era su iPod, pues su vida tenía pista musical.

Total, que como en John Wick, él desea ya salirse y dejar el mundo del crimen, pero Spacey no lo quiere soltar, y para que haya emoción y puedan obligarlo amenazándolo con acabar con sus seres queridos, él tiene dos. Un anciano sordo mudo que lo crió y que ahora no puede valerse por sí mismo y una muchacha que acaba de conocer.

La buena noticia es que a pesar de las coincidencias obligadas para que fluya la trama, tiene mucha acción y vértigo y la mala es que a González, le falta un buen trecho en el camino dignificante de las actrices que cruzan la frontera en busca de fama y fortuna.