Sunday, July 09, 2017

The shack (2017)

He estado en misas de domingo más cortas que esta película.

Todos necesitamos creer en algo. En lo que sea. Por eso Martha cuando su marido estuvo en coma creyó en todo lo que todo mundo le recomendó, desde Reiki hasta el horóscopo maya. Su marido murió, y entonces ella debió haber ido a preguntarle a Dios porqué!
Y Dios le echó la culpa al Diablo. 
Y así se la han pasado tirándose la bolita desde siempre.

El protagonista en esta película pasa por una situación parecida. Por salvar a dos de sus tres hijos pierde a la más pequeña y queda hundido en el más profundo dolor.

Hasta que un día recibe un mensaje en su buzón, a máquina, que dice: "Mackenzie, te extraño, ha pasado mucho tiempo desde que nos vimos la última vez. Estaré el próximo fin de semana en "la cabaña" por si quieres que nos veamos. Papa". No sabe quien lo dejó allí porque no había huellas en la nieve y en el correo tampoco pueden explicarle nada.

Lógicamente, él cree que se trata del pedófilo serial que hizo desaparecer a su hijita porque en esa cabaña fue encontrado su vestidito rojo ensangrentado, así que agarra su pistola y allá va. Va tan ofuscado que casi choca contra un "18 wheeler", o sea, un camión de esos de 18 ruedas y cuando llega a la cabaña no hay nadie. Rompe el mensaje y casi a punto de regresar con su familia, ve a un hombre joven con barbas que parece de medio oriente cargando leña, y que lo invita a seguirlo a la comodidad de su cabaña, pues aquí hace demasiado frío. A todo esto, en su casa la chimenea SIEMPRE está encendida haga frío o haga calor afuera!

Resulta que ese joven es Jesucristo, lo lleva a un lugar paradisíaco donde es verano y todo es verde y lleno de flores, Dios es una mujer negra, después es un indio americano, y el espíritu santo es una joven asiática. Como Mackenzie es blanco, sólo faltó el mexicano, pero él seguramente era quien cuidaba del jardín y lo mantenía así de bello. Después del sermonzote que le echan donde lo culpan a él de la desaparición/muerte de su hijita porque Dios es todo bondad y jamás haría una cosa de esas, nomás las que ya hizo en el viejo testamento, conoce a la sabiduría, que es la hija de Sonia Braga y ella le habla de los 4 acuerdos, para que en el futuro no ande por ahí juzgando por juzgar, y que sea más comprensivo.

El asesino es inocente, seguramente víctima de las circunstancias y lo debe perdonar, todo fue culpa suya, por no haber estado cuidando a la niña como todo buen padre debería hacer! 

Ah! Y por supuesto que no faltó la escena de caminar sobre el agua!

Total, que al final y como me lo temía, todo fue un sueño, o un delirio mientras él estuvo en coma, porque aquel accidente contra el camión que nos habían hecho creer libró, sí sucedió!! Y se lo cuento para que se ahorre dos horas y media de sermón acerca de las bondades infinitas de Dios, a quien ya le había reclamado Carol Burnett en aquella película donde sale Liz Taylor. Y a quien seguramente le siguen reclamando los parientes de las víctimas del 9/11, y de todas las víctimas de todo lo que pasa en todo el mundo todos los días. Yo no fuí fue Teté, es el diablo que anda suelto haciendo de las suyas.

En fin, cada quien lidia con su dolor como puede y este hombre salió del coma bien contento de haber conocido al dios trans y a Jesús y al espíritu santo que ahora vivirán en su corazón. ¡Qué bonita familia!