Thursday, July 20, 2017

Brutti, sporchi e cattivi (1976)

Esta película tiene mucho más en común con las que hace Jodorowsky que el tema de Nabucco de Verdi que interpretan en la cantina.

Aunque en la portada aparecen solamente la abuela con Nando junto al camión de las palanganas y abajo aparecen Iside, Giacinto y Gaetana, en esa casita de cartón se las ingenian para vivir tres familias en 4 generaciones que llegan a sumar casi 30 personas.

Y aunque viven de la greña porque ninguno es feliz a excepción de quienes al llegar tarde a casa ven por ahí desparramadas en alguno de los colchones un par de nalgas y rápidamente aprovechan y van y las hacen suyas, el único que salió a buscar su propia familia fue Páride, uno de los mayores.

Los demás son: La Abuela Antonecchia, su hijo Giacinto Mazzatella (que cómo me recordó a Ari Telch) y su mujer Gaetana, sus hijos Adolfo (más su mujer y su bebé), Plinio (que soñaba con ser chef en su propio restaurante), María Libera (la más chica), Camillo (amante de lo ajeno), Nando (trans), Vittoriano (el nieto mayor y el más mañoso que saltaba desde la parte superior de la litera), Romolo (siempre en su moto), Toto (el más guapetón), Domizio (más su mujer y sus ocho hijitos), Lisetta (enfermera) y Dora (la exploradora).

Ahora, el asunto aquí es que Giacinto tiene un guardadito que cambia seguido de escondite por temor a que los demás lo encuentren y se lo roben. Los demás están muy ocupados robándole a la abuela su pensión porque tienen que llevarla al banco en su silla de ruedas altísima, tan alta que aunque quisiera ir ella sola las manos no le llegan hasta las ruedas, y hacerla firmar el cheque, para después repartirse el dinero y mandarla de regreso con los bisnietos más grandecitos que puedan empujar la silla. Gaetana tiene sus amoríos clandestinos con Cesaretto, el que vende chácharas en un camión y todo ese desorden dentro del caos se viene abajo cuando a Giacinto conoce a Iside y decide llevarla a vivir con él y hasta acostarla en la misma cama donde duerme su mujer, nadamás que del lado derecho, o sea, él enmedio. Y claro que Gaetana pega el grito en el cielo porque ella será pobre e infiel, pero es decente, así que determina que después del bautizo de Giacintito, se deshará de su marido echando 4 bolsitas de raticida en su espaguetti a la carbonara, para que ahí con la berenjena, no note el sabor.

Y qué creen? Pues que el Giacinto empieza a sentirse mal y su madre le cuenta que fue víctima de su propia calentura y él corre en bicicleta al mar a vomitar y regresa enfuriado a quemarles la casa y salen todos como ratones y la abuela es la última porque ella no pudo correr y se chamuscó el chongo y al final hasta la Maria Libera resulta embarazada, pues hay allí una extraña fusión de la familia Mazzatelli con la familia Santandrea. Y donde duermen 30 ahora duermen 40! 

Lo que me dice que mientras quepan como sardinas en una lata, ahí se van a seguir reproduciendo y viviendo felices para siempre, ahora que ya hasta Iside es parte de la familia y por la noche todos los hombres la compartan. Pero rápido dice ella, no ven que si su madre se entera es peor, porque si ya de por sí de Piruja no me baja!! Qué bonita familia!