Monday, July 31, 2017

Albuquerque (1948)

Este blog tiene un portal a la cuarta dimensión, a donde van a parar algunos de los comentarios que he hecho. 

Qué casualidad que siempre que me acuerdo de algo y vengo y lo busco no está. Y se supone que para eso hice el blog, para tener a donde venir a buscar cuando necesitara acordarme de algo específico.

En fin, eso o que ya se me empiezan a olvidar las cosas. 

Y es que en esta película, sale una mujer con un peinado muy elaborado que me recordó aquel que usara la actriz Bridget Hanley para su personaje de Candy Pruitt en la serie HERE COMES THE BRIDES y que me hizo preguntarme más de una vez cuanto tiempo duraría haciéndoselo, teniendo en cuenta lo rudimentario de la época y que las tenazas tenían que calentarse con carbón y todo eso, y si dormiría sentada como las mamás de las novias que se peinaban un día antes de la boda.

Esta película es muy emocionante, aunque el espectacular cinecolor ya esté muy desteñido, pues trata de un hombre que viene a Albuquerque a ver a su tío, pues le ofreció empleo en su compañía de fletes y cual será su sorpresa cuando se entere que el susodicho tío es un gañán que hace lo que se antoja y siempre termina eliminando, literalmente, a la competencia. 

El tío, viendo que el sobrino sí tiene principios y no hará nada ilegal, lo recrimina, diciéndole que salió a su padre, que por buena gente murió sin tener en qué caerse muerto. Pobre pero honrado, dijo Armin Cole citando a la India María, y terminaron ahí su relación de parentesco.

Y más cuando Cole se enamora de la muchacha a la que le robaron sus títulos de propiedad en el asalto y que también tiene con su hermano, una compañía que transporta cosas de un lugar a otro. Total, que el tío y el sobrino se la pasan uno tratando de deshacerse del otro, adivinen quien, y el otro tratando de desenmascararlo y enviarlo a prisión.

Las cosas se complican cuando el viejo Cole manda a una Mata Hare Krishna, Letty Tyler como infiltrada a que vea desde adentro como andan las cosas y le reporte, pero ella, que en un principio no tuvo escrúpulos para aceptar, al ver el regadero de cadáveres decide retractarse pero al parecer ya es demasiado tarde... 

Cuando no tengo mucho que hacer y quiero reírme solo, me pongo a pensar cómo se le llama a las personas de determinados lugares, en este caso, Albuquerque. Serán albuquerqueños, albuquerquenses, alburcanos?