Saturday, June 10, 2017

Spitfire (1934)

"La ignorancia y la superstición van siempre de la mano"

Lo único que sabía hacer Trigger Hicks era rezar y lavar y planchar ajeno. Su única compañía era un gato negro, y como decía que podía curar a través de la oración, los aldeanos asumieron que era una bruja.

Su único ingreso lo recibía cuando una amiga suya, le conseguía ropa que lavar y ella, que era muy lista, cobraba 10 centavos por dejar pasar por su propiedad a quienes quisieran cortar camino y llegar más pronto a donde iban.

Allí cerca construían una presa, y pagaban 20 dólares al mes, así que los ingenieros, hasta el casado, se interesaron en ella por su carácter silvestre e indómito y naturalmente, por su buen corazón.