Tuesday, June 20, 2017

Once upon a time in Venice (2017)

Esta es una de esas películas de cadenas donde para lograr una cosa tienes que conseguir otra para alguien más y así sucesivamente. Había una fábula al respecto, creo recordar...

La cosa empieza así.

Willis es un detective que tiene un ayudante y andan localizando a una muchacha que se escapó de casa de sus hermanos. La encuentran, pero como ella es una adicta al sexo, antes de que Willis la devuelva a su familia, se acuestan.

Eso molesta mucho a los hermanos, que persiguen a Willis por todo Venice, California, mientras él huye desnudo como en DOMINGO SALVAJE pero en una patineta. Y así es que va a dar a casa de un pizzero que quiere recuperar su auto, Willis lo hace pero al hacerlo causa daños a la propiedad de quien lo tenía y ahora debe reembolsarle, etc. etc.

Entra al juego el perrito de su sobrina, la amante del Spyder, unos travestis que maquillan a Willis y lo dejan muy parecido a la Reina Isabel, un agente de bienes raíces en pugna con otro y un grafitero que hace dibujos obscenos en los edificios para que no se vendan, un prestamista y hasta unos narcotraficantes y sus distribuidores. 

Aunque tiene momentos, no es lo divertida que pudo haber sido, dada la cantidad de personajes con que cuenta, ah! Y hasta sale John Goodman perdiendo todo en un divorcio.