Thursday, June 22, 2017

En man som heter Ove (2015)

En el blog de Joel, el Champy recomendó dos películas, esta y la de la tortuga roja. Como yo padezco de muchas cosas, y entre ellas está ser curioso, tener obsesión compulsiva y demasiado tiempo libre, fue como prenderme un cuete en la cola y corrí a ver los avances.

Aunque los dramas no son lo mío porque para dramas ya tengo más que suficiente con mi propia vida, quise aventurarme viendo al susodicho hombre gruñón y ver si en algo nos parecíamos, o ya de pasada, aprender de él para que los demás no me llamen un día así... que no creo, porque a mí sólo me molestan dos cosas de los demás: 

:: Que dejen a sus hijos jugar a la pelota golpeando con ella casas ajenas y
:: Que tengan mascotas y las dejen todo el día recorrer las calles y jamás las amarren de forma que no lleguen ni siquiera a las banquetas.

Si Usted es mi vecino y hace una de esas dos cosas (o las dos) voy y le gruño.

Después veré la de la tortuga, pues guardo gran admiración por todo trabajo que esté respaldado por los estudios Ghibli, desde que descubrí a Poncho en 2008.

Ahora a lo nuestro. Esta película en México se llamó UN HOMBRE GRUÑON. Igual se pudo haber llamado SUICIDIOS FRUSTRADOS, total, "Un hombre llamado Ove" no le dice nada a nadie, verdad?

Y es que Ove, desde la muerte de su esposa, se ha convertido en un hombre solitario y celoso de su deber, ignorando que cada quien tiene sus propios problemas y que lo que para él es un verdadero problema o una molestia, para los demás podría ser un simple descuido.

Esa soledad agobiante lo ha llevado a intentar tomar medidas extremas, pero ya sea por una cosa o por otra, siempre falla. Y es ahí, entre intento e intento, que sus recuerdos se aglutinan con fragmentos del presente que lo van haciendo entrar en razón, aceptando que si bien los demás muchas veces jamás podrán amoldarse a uno, querer es poder.

Mucho drama y mucha emotividad, pero afortunadamente hubo dos cosas que me hicieron reír a carcajadas: Mirsad, cuando apaga la vela después del desayuno y el payaso, no por payaso sino porque al caerse se agarra sin éxito de una planta artificial que tenía cerca y claro que no lo sostiene! Lo escribo y todavía me río!! Véala, aunque sea por el payaso!