Saturday, June 24, 2017

Ay... Calipso no te rajes (1958)

Aunque esta película cuenta con el mismo reparto que LOS MUJERIEGOS, ya decía yo que Antonio (Badú), Fernando (Casanova) y Lalo (Eulalio González) no podían ser mujeriegos. Eran flojos y tramposos, no querían trabajar y ya tenían harta a su tía con sus transas vendiendo sus caballos amaestrados que se escapaban momentos después de la compra y regresaban a ellos para que pudieran volverlos a vender y así hasta el infinito.

La tía de los muchachos hereda el teatro Pan Pán de un hermano, y manda a sus sobrinos a ver si el negocio es redituable o no. Los sobrinos, después de ver las fotos de las chicas del cuerpo de baile (y qué cuerpo!), corren con Oscar Pulido a hacerse cargo, pero el administrador (Chino Herrera), que no sabía que el dueño tenía herederos y quiere quedarse con el teatro, les pone un cuatro mandando a tres exóticas a que los enamoren y les quiten todo el dinero posible y así se vean los tres muchachos obligados a dárselo a él por lo que él les quiera dar, que son 100 mil pesos. 

Como en su pueblo había dos muchachas (Sonia Furió y Rosa Elena Durgel) enamoradas de dos de ellos, los siguen hasta la capital y tratan de entrar a trabajar al teatro, pero necesitan una manita de gato y Lucy Gallardo se las da, poniéndolas más sexys que Tongolele (chequen las falditas que son más bien un disco en la cintura). Y ahí es donde el administrador, al ver que los muchachos dejan a las exóticas por las más decentes, les pone otro cuatro y contrata a otras mujeres con bebés para que digan que ellos las abandonaron y todo eso que ya vimos en DESPEDIDA DE SOLTERA. Llegan también allí a trabajar los tres, que son Silva, Vilma y Trosky y los otros tres, que son Don Carlos, Neto y Titino.

Como ven, ellos podrían ser tramposos y flojonazos, pero mujeriegos no, y vivieron felices para siempre! Los seis!