Saturday, May 13, 2017

Nymphomaniac (2013)

Y bueno, aquí sí cuenta la ninfómana sus aventuras con más claridad, aunque yo creo que ví más sexo en la historia de ANNA. En fin.

Como en DIARIO DE UNA NINFOMANA tampoco cuentan mucho, no he querido ver DIARIO DE UNA ADICTA AL SEXO, pues además salen Rosanna Arquette y Nastassja Kinski, así que tampoco creo que esté tan kinky.

Lo que me lleva a lo siguiente:

Me incomoda ver escenas de sexo explícito, dure lo que dure, en películas que no son de por sí pornográficas (alegan que sólo es pornográfico si quien lo ve experimenta placer sexual). Para mí, que lo único que experimento es disgusto, sigue siendo pornografía si veo dos órganos genitales en acción.

La cosa es que después de ver varias películas argentinas donde detallan minuciosamente las relaciones sexuales, ya no se si es mejor ver todo o nadamás escuchar como se describe y usar mi imaginación. Porque al principio era novedoso. En la historia de Anna, las que hizo Rocco en francés, el anticristo, todas tenían esa escena que el director alega no es gratuita, pero que poco a poco se va convirtiendo en lo mismo. Y ahora, he visto que en lugar de mostrarlo te lo cuentan, como si estuvieras escuchando un audiolibro erótico, con pelos y señales, literalmente.

Usen dobles o no, yo creo que el cine (que no es pornográfico) debería seguir en la fantasía, y así como en las películas de guerra nadie mata a nadie y en las de acción las explosiones tampoco destruyen lugares reales, qué caso tiene hacer escenas de sexo explícito que al final ni hacen falta ni son imprescindibles para entender la historia que nos están contando?