Wednesday, May 03, 2017

La peor de mis bodas (2016)

Entre novela y novela, Gabriel Soto se da su tiempito para hacer presentaciones personales, comerciales de quesos y crema "La ordeña", Tío Nacho y hasta películas "en el extranjero". ¡Peores que las que se hacen en México! 

Claro que con su experiencia, ya "actúa" hasta con los ojos cerrados.

Marycielo es una chica humilde adicta a las telenovelas que trabaja con su hermana menor en un puestecito de globos y cosas para fiesta dentro de un Mall en Perú.

Por su parte, Salvador es un millonario viudo a punto de volverse a casar, pero con un hijito que no está de acuerdo con esos planes y junto al mayordomo, intentará boicotear las nupcias para que su padre siga solo.

Catalina, la futura esposa, es una muchacha tonta a quien mangonea su mamá, que es la que quiere que su hija amarre a este ricachón y no termine casada con el viejo de la basura.

Entonces, en un viaje que hacen al Mall, el adolescente conoce a Marycielo, la convence de que se haga pasar por organizadora de eventos, ella convence a dos de sus compañeros, un estilista que volvería homófobo a Juan Gabriel y a otro nerd y allá van a la casa del millonario a quien encuentran semi desnudo nadando en su enorme piscina. 

Y entonces comprendo porqué contrataron a Gabriel Soto para este personaje. 

Aquí viene emergiendo este dios griego del agua, con su minúsculo trajecito de baño y sus grandes músculos. Claro, que con el cabello mojado parece que está pelón, pero a quien le importa, si junto a los peruanos se ve enorme!

Total, que la suegra con su abanico de plástico quiere que la boda sea este mismo fin de semana, y la otra que ahora se llama Katia Morán no acepta que la correteen porque mandará traer las telas del Africa y los manteles de Timbuktú, que en realidad es su puestecito de globos y chucherías. En el estira y afloja la suegra, para apremiar las cosas, termina pagando 20,000, que Marycielo creía eran soles y ya iba de gane y nada, que eran dólares, por lo que la transacción la hizo casi millonaria con una cantidad jamás vista por ella en su vida, más de 60,000 soles!! Total, que se arma el lío hasta que la suegra se las huele y los descubre y la manda por un tubo sin un quinto y hasta Pablito el mayordomo pierde su empleo.

Aunque como en todas las telenovelas que veía esta muchacha triunfa el amor, quien se lleva la película es Juancito el estilista con sus manitas de dinosaurio y su acento de Sarita la de la chimenea, que según él, es de no se que región del Perú.