Thursday, April 20, 2017

White beast (1950)

En el Japón de los años 50s, a las prostitutas que levantaban de las banquetas las llevaban al refugio donde en un año podrían regenerarse. Eso o la cárcel.

Claro que a algunas de ellas eso no les convenía, primero porque aquí estaban perdiendo mucho dinero y segundo, porque otras internas más perrucas, las molestaban convirtiendo esa estadía en un doble infierno.

La doctora, junto al director del albergue, son quienes tienen que lidiar entre este mar de prostitutas, o ex-prostitutas mejor dicho, para lograr su objetivo a pesar de que ya algunas de ellas han pasado del punto de recuperación.

Esta película se enfoca en los tres ingresos más recientes y sus problemas, sobre todo porque una de ellas, a quien parece haberle ido demasiado bien dada la calidad de su vestuario y maquillaje, es quien es el foco de la burla y las maldades de quienes nunca pudieron tener éxito y ahora además están arruinadas y con enfermedades venéreas, o sólo Dios sabe. Bien lo decía mi abuela, hasta para ser pu*a hay que tener chiste y las que fracasaron ahora encuentran como única diversión, burlarse de las que prefieren pasar un año aquí aunque después regresen a vender caro su amor, que ir a dar a la cárcel, lo que podría ser peor. ¿Será? Habría que ver cuanto tiempo era el que iban a pasar en la cárcel, no? Y quedarse en donde la condena fuera menor...