Tuesday, April 25, 2017

La entrega de Chucho el roto (1962)

Chucho el roto, el Robin Hood mexicano, tenía aventuras más bien parecidas a las de Misión imposible con caracterizaciones camaleónicas que incluían hasta la voz.

"El Obispo" tiene lugar en San Luis Potosí y trata de un grupo de mujeres de que no hacían el bien sin mirar a quien, pues lo hacían para ellas mismas. Ellas, que recaudaban grandes sumas con sus fiestas de caridad, nunca las repartían entre los pobres, a quienes les daban únicamente ropa vieja y después rezaban por ellos para que les fuera bien. El dinero, las grandes cantidades, las guardaban para invertir en ellas mismas y poder seguir haciendo fiestas y seguir recolectando y así, en un círculo sin fin. Ellas mismas lo decían, nosotras no ayudamos, sólo incentivamos en los demás el deseo de ayudar. Por eso llega Chucho el roto haciéndose pasar por el Obispo de Puebla y las deja trasquiladas, quitándoles 35,000 que ellas habían destinado para la compra de una casa más grande. Cuando Chucho se va y llega el verdadero Obispo, las beatas casi caen fulminadas del shock y piden ayuda, pero la policía sólo encuentra afuera a una dama en un coche, con la voz de Carlota Solares. 

Era Chucho, quien en su equipo tenía a Carlos Ancira, que sí fue joven y de buen ver, a Manuel Dondé, a Oscar Pulido y al Chicote.

"El buen patrón" tiene lugar en Mérida Yucatán y trata de un hombre déspota que además de maltratar a sus empleados, ni les pagaba a tiempo. Uno de los trabajadores sometidos contacta a Chucho por ayuda y éste llega, en forma de veracruzano sordo mudo maquillado con nescafé, quien después de birlarle hasta el último quinto, y para que sus empleados sigan trabajando para él gratis, hace que Don Jeremías los haga socios de su negocio.  Ahora sí, si no les pagan, por lo menos tendrán ganancias de los dividendos.

Entretejida entre estas aventuras, está la historia amorosa de Chucho y Matilde, cuyo padre la tiene secuestrada para que él no la moleste. Pero ella le manda un recado con Emma Roldán para que sepa lo que está ocurriendo.  

"La caja fuerte" tiene una historia como que si no puedes abrirla, llama a un experto.
Chucho se ha especializado demasiado bien en lo de las máscaras y el fingimiento de voz, pero ha descuidado el área de abrir cajas fuertes y nomás no puede. Entonces se compra una caja idéntica a la que él desea robar, va a la joyería y suplanta al encargado y a todo el personal y llama a quien le vendió la "caja" para decirle que está defectuosa porque no puede abrirla y es quien se la vendió quien la abre y entonces ya Chucho se roba todo.

En "Deuda saldada" trata de su suegro, a quien Ramírez y Ramírez han estado estafando y entre que su mujer regresa con su hijita para quedarse con él pero él no las acepta porque no quiere arriesgar sus vidas a su lado por el peligro que correrían, salva a su suegro de los rufianes, deshace el grupo para que todos se dediquen al bien menos Dondé, que era un envidioso y sospechaba que Chucho los robaba a ellos mismos dándoles un porcentaje menor al que se merecían, y Chucho al final sigue en las mismas, pero sin familia y sin ellos.

El pasado fin de semana perdimos a uno más de los grandes del cine mexicano e internacional, el Sr Gustavo Rojo, quien partió a la edad de 93 años. Toda una vida (casi 80 años trabajando) artística llena de éxitos y una vida personal libre de escándalos. 
Como debe ser. Descanse en paz.