Friday, March 17, 2017

The thrill of it all (1963)

No se como se llamaría en México, pero bien pudo haber sido "el precio de la fama".

Beverly Boyer es una ama de casa dedicada a su hogar. Vive tranquila con su marido que es médico hasta que un buen día, después de lavarle el cabello a su hijita con jabón de aceite de pino, nota que la niña se queja y se lo lava con jabón feliz, que huele tan rico como su maestra de piano. 

Como a su marido lo invitan a una reunión porque acaba de ayudar a una pareja a concebir un bebé, allí ella escucha el comercial del jabón y les platica de su experiencia al usarlo con su hijita, lo que hace que el dueño de la fábrica, que casualmente estaba entre los invitados, la contrate por un comercial en vivo, sí, como los que dice Jacqueline Andere que ella hacía! Nadamás que a Beverly le pagarán la suma de 350 dlls.

Como ella es ama de casa, dará al comercial más naturalidad, pero por lo mismo no le sale tan bien como ella deseaba y frustrada, se regresa creyendo que ahí ha terminado su aventura televisiva.


Pues no, al patrón le llaman muchísimas amas de casa para felicitarlo por la modelo y corre a ofrecerle un contrato por un año, 52 comerciales, por la suma de 80 mil dólares.
Ella al principio se niega a seguir haciéndolos, pero esa es una suma que no puede rechazar y acepta sin contar con la opinión de su marido, que al llegar del trabajo pega el grito en el cielo.

Total, que ahí empieza el conflicto porque el patrón cada vez le da más trabajo, ella se lo lleva a casa para estar más tiempo con sus niños, el marido se desespera, pierden a la nana y contratan a otra alemana que por la barrera del idioma les enreda más las cosas, y una serie de líos que hacen que el marido se aleje más y más de ella, y eso que ya dormían en camas gemelas!!

De aquí tomaron la imagen para el album FOTORAMA donde yo creía que Doris Day se parecía a Hilda Aguirre.

La película es muy divertida!