Thursday, March 02, 2017

The insect woman (1963)

Esta película se llama así no porque sea de ciencia ficción, sino porque el director pensó que, como los insectos, habemos seres humanos dados a repetir los mismos errores una y otra vez durante todo el tiempo y parece que no aprendemos de ellos, tal y como lo expresó Isaac Ezban en EL INCIDENTE (2014).

Su nombre es Tome.
Nació en invierno de 1918 después de dos meses de haberse casado sus padres. El "padre" parecía no estar muy bien de la cabeza y en el pueblo se corría el rumor de que se madre era una mujer fácil y que a saber quien de todos los hombres del pueblo sería su verdadero padre. 

De ahí brinca la historia a Mayo de 1924 para que la veamos cuando era una niña y después a 1942 cuando ya trabajaba en la fábrica de hilados de seda.

Ella desea salir de ese ciclo vicioso, pero su padre la retiene con sus constantes muestras de amor incestuoso, al grado de sacarla de su trabajo con frecuencia para sostener encuentros en donde succiona sus senos como si fuera un bebé que se alimenta.

En 1943, durante las celebraciones familiares de año nuevo, Tome toma una decisión y empieza a ahorrar, pero después de dos años, en 1945 todavía deben 10 yens y su padre sólo ha ahorrado 2 sens. Ella continúa en su rutinaria existencia y por fin, en el verano de 1949, se marcha en busca de mejores horizontes, pero para su mala suerte, un año más tarde, en septiembre de 1950 sucede algo que le cambiará el resto de su vida.

Una escena sobrecogedora es el accidente de la niña que ella cuida, pues aunque tome tiempo y por lo que estamos viendo sabemos lo que va a suceder, cuando sucede nos duele y da la sensación de que quisiéramos haberlo evitado...