Sunday, March 26, 2017

Once upon a time (1922)

Este cuento seguramente nunca lo contó Cachirulo.

Trata de una princesa desdeñosa que habitaba el reino de Illyria y que aunque necesitaba casarse, mandaba ahorcar a todos los pretendientes que pedían su mano y a ella no le gustaban, O sea, a todos!

Aquí demuestra la actriz lo buena que era, porque sin palabras, mostraba con su rostro todo lo que sentía, al ver pasar a los príncipes uno a uno y rechazarlos a todos por una u otra razón.

Y un día que se le pierde el perico y no lo encuentran. Y que se van a comer ella y su padre. Y que les llega un príncipe de Dinamarca y dice el rey, ay, ándale mijita, ve a decirle que no de una vez para que lo ahorquen cuanto antes y seguir comiendo...

Y sí. Sí lo entrevistan, pero como en eso encuentran al perico, a la princesa se le ablanda el corazón y le perdona la vida.

El príncipe se va desconsolado con su caballero a llorar al pie de un árbol y de pronto se aparece un anciano que le ofrece una tetera de cobre, que al bruñirla con un paño y soplarle, le revelará el futuro. El príncipe le pregunta como podría él conquistar a la princesa y la respuesta está en la tetera. 

El príncipe, disfrazado o convertido mejor dicho, en un pordiosero, regresa al castillo y con una matraca atrae a la princesa hasta donde está él, y ella, curiosa, le pregunta que es ese juguete que tiene en la mano y él le responde que se lo prestará si ella le da un beso. Ella, contrario a como se comportaba dentro del castillo, acepta y se apodera de la matraca, para irse a jugar con ella con sus damas en el jardín. Entonces el príncipe empieza a golpear la tetera con un martillito y ahí viene la princesa otra vez al escuchar el ruido.
Ella curiosa, quiere saber que es y él le dice que es una tetera mágica y que si le sopla, verá el rostro del hombre al que ama. Sólo que esta vez el precio es pasar la noche con ella en su alcoba. 
El caballero está seguro que la princesa no aceptará y hace una apuesta, pero pierde, porque la princesa envía a una de sus doncellas con la llave y las instrucciones.

Total, que el príncipe llega y le muestra la tetera y ella ve en ella el rostro de él (sn barbas) a lo que responde molesta que primero vendería jarritos en la calle antes que casarse con el príncipe. 
El "pordiosero" pasa la noche con ella, pero dormido al pie de la chimenea y con todas las damas, porque ella no podía arruinar su reputación así como así, pero el rey de todos modos se entera y la destierra, lo que la obliga a irse al bosque a vivir con él a pasar las de Caín hasta que le confiese que lo ama.
Aunque ella lo hace después de mucho tiempo, el "pordiosero" enferma y la manda al castillo del príncipe a pedir limosna, y cuando ella anda por allá, llega el caballero a buscar a una mujer a la que le quede el vestido de novia de la princesa porque se acerca la boda del príncipe y la novia está enferma y alguien tiene que ocupar su lugar durante la boda.
La princesa se niega porque ella quiere regresar a cuidar a su marido al bosque, pues lo ama, pero el príncipe la obliga y es hasta que está a punto de dar el sí, que él le revela todo esto, que hicieron nadamás para quitarle a ella lo prepotente y lo arrogante.

Y colorín colorado este cuento se ha acabado. Y vaya si el amor hizo cambiar a la princesa, porque yo que ella, y con su carácter, después de todo este teatro, y por todo lo que la hicieron pasar ya no me caso y no me caso y le doy al príncipe su buen cachetadón.