Friday, March 03, 2017

Mientras el lobo no está (2017)

Ahora coincido con quienes se niegan a ver películas donde salen estrellas de la televisión (EL QUE BUSCA ENCUENTRA, por ejemplo). Estrellas que en la pantalla chica, pueden ver gratis.

Porque eso es sin duda lo mejor de esta película, que no reconoces a nadie, y después el guión, que es interesante.

Ahora que en eso de no reconocer a nadie también hay un peligro, poca experiencia, porque hay unos niños que no se de donde los sacaron. Si no pueden ni hablar no se como esperaban que actuaran. La película tiene una buena idea, que pudo haberse mejorado posiblemente en la edición, pero bueno, después de corte y queda, ya ni llorar es bueno.

Está ubicada en los años 50s y trata de Alex, un niño problema que es enviado a un colegio reformatorio que casualmente está ubicado en medio de la nada (cuantos hay así?) y de donde nadie se ha podido escapar jamás. Bueno, quienes lo han intentado tampoco se han vuelto a ver. 

El caso es que al parecer los padres, después de irlos a aventar allá, nunca vuelven a preguntar por ellos, mucho menos visitarlos. Con esos antecedentes, el personal del colegio ya puede ir haciendo picadillo de niño del que nadie nunca preguntará nada. ¿Qué donde está mi niño? Pues no se, aquí estaba hace rato. Ah! Seguramente trató de escapar y se lo comieron los lobos en el monte. Ajá!

Otro problema es que también hay niñas. Yo no se que será lo que habrán hecho ellas, pero aquí además de reformarlas, se las cepilla un bigotón.

Son como 30 niños y 30 niñas y en lugar de tenerlos aparte con patios separados, de adrede los tienen juntos y solamente para dormir (y en sus clases) tienen áreas distintas. Para ir a nadar al lago, los llevan a todos juntos, en lugar de llevarlas a ellas un día y otro diferente a los niños. Claro que como unas ya están embarneciendo y se están poniendo muy chichistosas, a los muchachos se les antoja rondarlas y tratar de intimar, lo que los lleva a más problemas.

Total, que yo nunca ví nada fuera de lo normal en lo que se refiere a medidas de disciplina (los castigos no cuentan), excepto cuando ellos se portaban mal, que yo digo, si el colegio no era estilo militar, para qué andarse queriendo escapar o manoseando compañeritas? El bigotón lo dijo bien claro: Aquí hay que portarse bien y el que rompe las reglas lo paga muy caro!
O sea, que a los que se comportaban, no los castigaban, y a los que no, entonces sí, el castigo era cinturonazos en la espalda, baños de agua helada a manguerazos sin permitírseles secarse ni regresar al dormitorio por lo que faltara  hasta amanecer, etc.

El susodicho Alex se hace amigo de otros tres niños con quienes tratará de escapar y también se enamora de una niña que le sigue la corriente. Y todos nosotros ya sabemos lo que les pasará: Sí! Se les va a aparecer el lobo!

Uno de los niños le da un narcótico a otro para poder salirse a gatear de noche y yo me pregunto de donde lo sacó. 

La película es interesante y me gustó la idea y la ambientación de los años 50s, pero como que me quedaron a deber el suspenso... he aquí otro género: suspenso para no angustiarse.