Wednesday, February 01, 2017

The high sign (1921)

"Pedro Pablo Pérez Perera, pobre pintor portugués, pinta paisajes por poca plata para pagar pasajes para pasear por París" se me vino a la mente cuando leí "The brutal bungalow of the blinking buzzards, a bad bold bunch of bloodthirsty bandits who would break into a bank, blow a battleship to bits or beat up a blue-eyed baby blonde".

Y sí. Hay otra parte muy divertida cuando los zopilotes impávidos mandan una carta amenazando al Sr Julio, advirtiéndole que si no paga una fuerte suma de dinero, el primer día de Agosto sería el último día de Julio. En inglés el millonario se llama Augusto, así que lo cambié para que tuviera más sentido.

Después hay una corretiza muy padre dentro de una casa con puertas secretas y se ven las cuatro habitaciones en la pantalla. Típico de Keaton.

Aquí Keaton es un vivillo que llega a una feria de diversiones y lo contrata el jefe de la pandilla de los zopilotes porque cree que es muy buen tirador. La cosa es que Keaton hace trampa. La banda de delincuentes han estado extorsionando al millonario del pueblo para que pague grandes sumas por no ser secuestrado y molestado, pero su hija le recomienda que mejor se consiga un guardaespaldas.

Keaton podría ser el empleado perfecto, pero a él la banda de bandidos también lo han elegido, por su supuesta puntería, en el hombre que asesine al ricachón.

Ahora él tiene la vela encendida por los dos lados, por uno tiene que acabar con el rico porque nunca quiso pagar, y por el otro lo tiene que proteger de él mismo.

El ricachón tiene en su casa muchas entradas y salidas secretas porque ha vivido siempre con el susirio de que lleguen a acabar con su vida, y allí es donde al final se reúnen todos.