Monday, February 06, 2017

Son in law (1993)

Crawly es un chico típico californiano de los 90s y su aventura empieza cuando conoce a Rebeca, una hija de granjeros que ha llegado hasta allá a estudiar y que al ver la diferencia entre sus vaas y sus compañeras de clase y sus maestras, nomás no se halla.

Crawly rápidamente se acomide y la lleva a que le hagan un make over, o sea, un cambio total de look, donde hasta la tatúan, sí, como tatuaba su papá a sus vacas en el rancho.

La amistad entre ellos no es así que digas que bárbaros que buenos amigos son, pero él es locochón y le hace la vida estudiantil más llevadera.

Y entones llega el Hallowen, digo, el día de acción de gracias y ella irá a ver a su familia, pero como él no tiene a donde ir ni con quien celebrar, se lo lleva.

La familia está más que completa porque han invitado al ranchero que sus padres han elegido para Rebeca y ella está en desacuerdo, así que en el aire inventa que Crawly es su novio. Total, que los padres se molestan, el ranchero también y allí empiezan a hacerle la vida de cuadritos con tareas del rancho que saben él desconoce y todo eso, pero él sabe como entrarle a la gente y logra cambiarle el look a su suegra, lo que agrada al suegro y aunque el otro novio de Beca le pone una trampa para que Beca se decepcione de Crawly y lo acepte a él, como siempre, triunfa el amor, que sí, ahí estaba en sus narices y no lo habían visto.

Nada que ver.