Tuesday, February 14, 2017

Las horas muertas (2013)

Bien dijo Kristoff que las únicas horas muertas fueron las dos que él perdió viendo esta película.

Y no es que sea mala, sino que esta sí, al contrario del programa de SEINFELD, parece que no se trata de nada.

Bueno, se trata del despertar sexual de Sebastián Ramírez en el hotel de paso propiedad de su tío Gerardo Novoa, que él cuidaba mientras su pariente se trataba con un médico y le hacían sus exámenes y creo que hasta una operación.

El caso es que en el pequeño Hotel de los secretos, que sólo contaba con 10 habitaciones, menos una que el tío dejó para bodega, pasaba Sebastián sus horas muertas, pues según él, su mamá se lo había enviado a su tío a que le cuidara en changarro, y no a hacer aseo ni andar pintando ni nada.

Un día llega a ese lugar, la pareja compuesta por Miranda y Mario, que como son amantes, buscan privacidad y discreción. pero Mario casi no tiene tiempo para engañar, así que Miranda termina haciéndose amiga de Sebastián hasta que se acuestan. Y eso es todo. 

Hay un viejito con su perro ''bodoque'' que le ayuda en la recepción de vez en cuando, tienen una lavandera que aprovecha sus venidas acá para echarse sus canitas al aire porque seguramente su marido la tiene mejor checada en su otro trabajo y nomás no consiguen recamarera. Yo digo que podría ser mejor tener lavadora automática, pero cada quien. Ah! Y un vecinito les roba los cocos, pues como el hotel se llama Palma Real, tienen bastantes palmas llenas de fruto que se cae y se pudre porque a nadie ya le llama la atención. Esto es lo único que mantiene a las horas en coma. Desconéctenlas!