Friday, January 13, 2017

Sam (2015)

Cada veinte años (aprox.) hacen una película similar. Quizás porque siempre habrá nuevas generaciones a las que van dirigidas (I HATE MY BODY, SWITCH, IT'S A BOY GIRLS THING, THE SWAP), o quizás porque crean que echando a perder se aprende y con el tiempo les saldrán mejor.

Créanme que no.

En todas un hombre de lo más cerdo y misógino tendrá que llegar a vivir en el cuerpo de una mujer para sentir en carne propia los abusos de los que él hizo víctimas a muchas de ellas.

Y bueno, en esta ocasión tenemos a Sam, un muchacho pelirrojo tipo canelo que nunca sintió nada por ninguna mujer de las muchas con las que estuvo pues para él sólo servían para una sola cosa: sexo. Eran desechables. Y quien sabe como fue que una noche ahogado de borracho y perdido por las calles dió con una pequeña tiendita de antiguedades donde el dueño (Stacy Keach) además de darle un brebaje, le informa del valor de la mujer, o de una mujer llamada Mary, que en tiempos de la invasión inglesa, alcoholizó a los soldados extranjeros para que los locales pudieran vencerlos y de ese modo salvó a lo que hoy es EUA.

Pero si la mujer es el regalo de Dios para la humanidad, Sam niega haber recibido su paquete, pues le ha tocado besar puras ranas.

Y al día siguiente amanece con sus tetitas y ya, en una sola ocasión busca la tiendita para revertir el efecto del té, acompañado por su mejor amigo el ginecólogo y después se le olvida para dar rienda suelta a su condición de mujer, acosada por su jefe (ocupando el lugar de su primo, mejor dicho, que fue lo único que se le ocurrió), e ignorada por sus otros amigos, para terminar enamorada y hasta en celo de quien fuera su mejor amigo, a quien también se le olvidó de cuando ambos andaban de parranda y ahora la besuquea y hasta quiere acostarse con ella... 
Qué? Y eso que ahora además de ser mujer es diametralmente opuesta físicamente al Sam hombre, más bajita y flaca, feíta, como la Higareda chiquita...

En fin. Yo sí esperaba un poquito más dada la circunstancia de que el Sr. Mel Brooks fue el productor, pero quizás sean otros tiempos y ahora las "comedias" que ya no son chistosas es la tendencia.

La Música de fondo de la pantera rosa me incomodó todo el tiempo pues gracias a Steve Martin ahora odio a ese personaje de la caricatura y ojalá Martha Higareda no vea esta película y crea que ella puede hacerla mejor, acompañada por Chaparro o alguno de sus otros amigos!