Saturday, January 21, 2017

Hidden figures (2016)

El problema con este tipo de películas, es que ahora voy a tener que volver a ver las del Apolo II y Apolo 13 para checar a ver si es cierto que en el personal de la NASA había personas de color, porque la verdad, no me acuerdo.

Y no es que dude de que hayan estado, aquí al final nos cuentan las verdaderas historias de estas tres mujeres hasta el día de su muerte (una de ellas acaba de cumplir 98), la cosa es que yo creo que esta película, debió haber sido hecha hace mucho, mucho tiempo... pero bueno, por algo pasan las cosas y a lo mejor su tiempo es ahora, por eso de los rusos que nos espían y todo eso...

Aquí nos cuentan de como en 1961, tres mujeres de color, muy inteligentes, fueron las que facilitaron, o no se que palabra usar, porque de no haber sido por ellas, los Estados Unidos no habrían llegado tan lejos como ellos dicen que llegaron, hasta la Luna y más allá!
Y todavía el día de hoy, ya ni por esto, los ciudadanos afroamericanos en este país son tratados como se merecen. Deveras que hay gente ingrata!

En la portada vemos a la actriz que interpreta a Mary Jackson, que fue la primer mujer de color en estudiar para ingeniero aeronáutico gracias al apoyo de sus colegas cuando les sugirió algunas formas de evitar que las plantillas protectoras de las naves salieran volando por el espacio a la menor brisa tropical, ya no digamos las velocidades de entrada y salida al espacio; después está la figura principal, Katherine Goble, quien fue capaz de determinar matemáticamente y con la precisión de un alfiler disparado desde cien metros dando en el blanco, la trayectoria exacta al milímetro de las naves espaciales y Dorothy Vaughan, quien aprendió a usar y reparar computadoras IBM que en esos tiempos eran más grandes que un refrigerador, y de paso entrenó a sus subordinadas, asegurándose una fuente de empleo en el mundo de la informática.

Una película muy importante que rinde homenaje a la mujer que siempre ha estado allí apoyando al avance con su trabajo, pero que difícilmente se le reconoce por ello.
¡En vida, hermano, en vida!