Tuesday, January 31, 2017

El tamaño sí importa (2017)

Tienen razón. El tamaño sí importa, porque aunque sea corta (dura menos de hora y media) por ser mala, aparenta ser mucho más larga de lo que es y para mí, fueron como dos horas. ¡Bajo el agua!

Cuando ví LABIOS ROJOS pensé que era mala.

Después de ver esta, estoy dudando, porque esta es peor.

Le han hecho mucha publicidad por televisión y como salen Eugenio Derbez y Mara Escalante, la quise ver. Lamentablemente también sale Chucho Ochoa. Ni modo. Ya la había empezado a ver.
Otra mala noticia es que Escalante sale poco y su personaje vuelve a ser Mamá Lucha, sólo que ahora en veracruzana, incluídos el acento y las groserías. Muchas innecesarias. Eugenio también sale muy poquito, unos minutos al final.

Jamás se hace alusión a ningún tamaño, lo que me hace creer que el título, aunque en la letra chiquita especifiquen que se refiere al amor "disparejo", fue diseñado para engañar y atraer más gente al cine.

La historia es muy simple y no tiene nada de impredecible. A no ser que se refieran al final, que para mí, fueron los mejores cinco minutos de toda la película.

Vivi es una diseñadora enamorada de Diego, una celebridad que jamás ha volteado a verla porque como él es guapo y siempre está rodeado de bellezas, ni sabe que ella existe, y si acaso la ha visto, no sabe ni como se llama.

Un día se mete en líos y va a dar a la cárcel (donde tratan de hacer divertidas unas escenas y jamás lo logran) y lo pierde todo, por lo que va a dar de nuevo al cuadro número uno.

Vivi lo rescata, empiezan a conocerse más ahora que ya están en el mismo nivel y un día pasa lo que tenía que pasar y que ella venía soñando desde que lo conoció, y no, no reveló ningún tamaño.

Sin estropear la trama, diré que para ser nuestra versión de La la land con varios números musicales y un pianista, y de contar con la presencia de Galatzia, deja mucho que desear.