Sunday, January 08, 2017

Diario de una ninfómana (2008)

Aunque Valerie se parezca a Caitlin Jenner hasta en la edad, aquí dice tener 28 años, de los cuales 14 los ha dedicado al sexo. Sí. Es ninfómana, o como decían en mi pueblo, tiene fuego uterino.

Ella está muy apegada a su abuela paterna (Geraldine Chaplin), quien un día le dice que para que cuando sea vieja como ella se acuerde como le fue en la vida, escriba sus problemas y como los resolvía.

Entonces a Valerie se le ocurre mejor escribir un diario dedicado al sexo, pues desde que perdió la virginidad a los 14 años, eso es lo único que le ha gustado hacer y de donde más placer obtiene.

Claro, hasta que conoce a un hombre que le propone matrimonio. Como su abuela le había dicho que ser esposa era lo mismo que ser prostituta, con la única diferencia que como esposa te pagaban en especie, ella acepta, pero lo malo no era que con este marido se acabarían sus días de ninfómana, o como diría Derbez, de "golosa", pues con él el sexo era poco y breve. A lo mejor lo malo no era que fuera bipolar, sino que era eyaculador precoz. Pero bueno, también era muy celoso y un día Valerie decide separarse de él, pues estando embarazada, él negó que el producto fuera suyo alegando que además de bipolar, eyaculador precoz y celoso, también era estéril! Toda una joyita!

Total que ya nunca se supo si Valerie tuvo a su bebé o abortó, o si su embarazo era sicológico pues se olvidan de ese tema y de repente ya anda ella de prostituta cobrando por lo que más le gusta hacer. Y tan bien lo hace que empieza a tener más éxito que las profesionales, ganándose la admiración de la matrona y el cariño de sus clientes, que ahora la buscan a todas horas y por quienes se tiene que aventar turnos de hasta 78 horas que más bien parecen maratón.

Por cierto, que hay un vecinito fisgón que después de los créditos recibe su recompensa con una muestra gratis, lo que lo pone muy feliz. Ojalá que esa emoción no le arruine la noche y por lo menos dure lo que tenga que durar para darle a Valerie lo que a ella le gusta: placer sexual.

Para ser el diario de una ninfómana yo esperaba más acción y aquí no la hay. Aquí hay más de lo que no está en el diario, o sea, hay más del diario, pero vivir de esta mujer que se la pasa en el guiri guiri con su abuela, su marido, su amiga, sus amantes, etc. etc...


Seguramente esta ausencia de sexo fue lo que inspiró a Lars von Trier a escribir su propia versión NINFOMANIACA (2013), que es lo mismo pero sin diario (la mujer cuenta su vida sexual a un extraño) y con mucho sexo, y del explícito, de ese que le gusta a él incluir en todo lo que hace, aunque las películas traten de otras cosas no relacionadas.