Wednesday, January 18, 2017

Crónica de un amor (1974)

Anoche llovió tanto que hoy las calles amanecieron inundadas y todo fue caos vial. Anunciaron que llovería, pero nadie se imaginó que la precipitación llegaría a más de 11 pulgadas de lluvia.

El caso es que yo tengo dos perros muy miedosos que empiezan a temblar con los truenos y relámpagos y escuché que para evitar que eso les pase hay que encender la televisión y subirle el volumen para que se distraigan. No se si sea cierto, pero ya se me hizo costumbre y anoche además de los infomerciales de ArmyGel y OmegaXL, me aventé la película de la Dama de las Camelias, versión setentera estelarizada por la Sra Jacqueline Andere, que pasaron por Telemundo.

Lo más chistoso fue verla hacer play back, con voz ajena, por supuesto, pues se supone que era una gran cantante, y seguramente su amor imposible y la familia de él jamás la vieron porque el pretexto para evitar que se amaran era decir que ella era una "vedette", una "golfa" y cosas por el estilo, cuando su único número musical era interpretado con orquesta, con un vestidote muy elegante que la cubría del cuello a los tobillos, con un peinadote muy alto de gajos sostenido a base de pura laca e iluminada por vistosos candelabros. En pocas palabras: Très élégant.

Digo, todavía hubiera sido como los números que hacía Lyn Mai en el Tívoli enseñando moñoñongo y demás, mientras entonaba "a mí me gusta lo que a tí te asusta".
Ahí hasta yo le prohíbo a mis hijos cualquier relación ya no digamos sexual por lo de las enfermedades, porque ahí sí es cosa seria meter a Lyn Mai a tu familia, pero la Sra Andere, por favor! Se veía super recatada!

Bueno, el caso es que ella es una artista y cantante muy famosa que está enferma y nadie lo sabe, como ya tampoco quiere trabajar está vendiendo lo poco que le queda para sobrevivir en su estilo de vida el resto de ella y entonces aparece Armando, que es Ricardo Cortés. Gonzalo Vega es Fernando, y también salen Queta Lavat y Roberto Cañedo.

Total, que nadie la deja vivir los tres días que le quedan en paz y con su amor y los separan. El pretexto es que ella es una mujer que a él no le conviene, por lo mismo, con es de que es artista... Y entonces ella tiene que mentirle diciéndole que no lo ama y se muere. Para cuando él se entera, ella ya está fría sobre la mesa del hospital, donde seguramente le harán la autopsia.