Thursday, January 05, 2017

Ballerina (2016)

¡Todo queda en familia!

Ahora que Andrea Legarreta ve en peligro su lugar en el programa HOY que ya lo reajustan e intercambian elementos como pasó con Lisardo y Paul Stanley, qué mejor fortuna que sus hijas la puedan incluír en sus trabajos. Aquí mamá hace de Odette y las niñas hacen de Felícitas (protagónico) y de Nora (compañera de estudios).

Yo creo que nunca se sabrá quien tiene razón. 
Mientras medio mundo cree que los sueños hay que seguirlos hasta alcanzarlos, Odín Dupeyrón cree que los sueños son fantasías y no tienen porqué convertirse en realidad.
En parte tiene razón, porque qué tal si el sueño de ser bailarina fuera de Sheyla y no de esta delicada niña?

Yo creo que sí hay que soñar, pero siendo lo suficientemente realistas como para perseguir únicamente los sueños que se ajusten a nuestras capacidades.

En esta película, hay un par de niños que han crecido en un orfanatorio (portada) y que sueñan con salir de allí y convertirse él, en un inventor y ella, en una bailarina, pues lo único que posee en la vida es una cajita de música que según le han contado, estaba en su cesto cuando la abandonaron en la puerta.

Para ello, este par primero escapa y después viaja desde Gran Bretaña hasta París. Allá, él empieza a trabajar con el ingeniero encargado de la construcción de la torre Eiffel y ella ofrece su ayuda doméstica a Odette, quien casualmente había sido una bailarina y ahora trabaja en casa de Regina, cuya hija Camille estudia ballet. ¿Quieren más coincidencias?

Porque ella bien pudo haber ido a dar a una panadería o a una fábrica de quesos, pero no, dió exactamente con una ex bailarina que la entrena desde las 5 de la mañana como al karate kid, pero con los pies. Sí! Cuando empezaron las clases pensé en el karate kid y saz! que la maestra la pone a limpiar los vidrios estilo "dar cera pulir cera" con el trapo en los pies. La niña levanta la pierna hasta que la rodilla le queda en la nariz y órale, a darle que es mole de olla.

Total que pasan muchas cosas, en la academia de ballet conoce a un chico ruso llamado Rudolph Dmitri Stanislav Archekovsky Pietro III que le pide sea su compañera de baile y entonces ella llama a su amiguito Víctor Francois Xavier I aunque no de una con sus inventos. El le muestra la estatua de la "pubertad" y en lo que Camille le disputa su lugar como Aurora en el "Cascanueces" al lado de Rosita Maurí, su sueño finalmente se hace realidad, pero gracias a su tezón y al amor que ella siente por el ballet.

Dejando a un lado las coincidencias que empujan la trama hacia adelante, la película es bastante buena, con personajes simpáticos y graciosos de los que uno se encariña.