Sunday, December 18, 2016

Swiss army man (2016)

Todo lo que ha hecho Daniel Scheinert lo ha hecho con Dan Kwan, bajo el seudónimo de "Los Danieles". Aquí trabajan Paul Dano y Daniel Radcliffe. Más Danieles.

Este es su primer largometraje después de alrededor de 10 misceláneos (cortometrajes de cine y televisión, comerciales, etc.).

Y yo desde que ví los avances quise verla porque me intrigó eso del cadáver con superpoderes. Manipular un cuerpo inerte siempre ha sido chistoso. Lo ví una vez en el chavo del 8, en CASADOS Y CON HIJOS versión chilena y no recuerdo donde más, pero sin duda es algo divertido.
En esta ocasión no se trata solamente de un cuerpo inmóvil, sino que como está muerto y se le han estado acumulando gases, al expulsarlos pueden servir de una y mil maneras. De ahí el título, pues se refiere a esa navajita suiza que al abrirla trae de todo, desde sacacorchos hasta lima y cortauñas. 

El pedo sirve también como metáfora de todo lo que nos guardamos y como eso puede dañarnos cuando ya no se puede contener más y explota. En este caso, a Hank Thompson es lo que le salva la vida, pues al encontrarse en una isla desierta a punto de suicidarse, ve que la marea ha traído un cadáver y al acercarse descubre que será que se está descomponiendo o será el sereno, el caso es que es un cadáver pedorro cuyas flatulencias pueden ser utilizadas de muchas maneras, por ejemplo, como propulsión (imagen) por lo que Hank lo usa a manera de jet ski para escapar de la isla.

Y eso es sólo el principio, pues el muerto empieza a revivir y a hablar y a mostrar sus cualidades, y hasta dice llamarse Manny. 

La película es extraña y el final es lo más extraño por decir lo menos. Nada es lo que parece.