Wednesday, December 14, 2016

Moana (2016)

En pleno siglo 21 y con la policía de la corrección política encima ya nadie puede hacer nada. Aquí todo oceania se quejó de que si el mono estaba muy gordo, que si los estereotipos y que si las leyendas y que si sus dioses, etc.

En fin.

Moana no es una princesa y Maui sí es un semidios. Tiene el poder de convertirse, como Madam Mim, en el animal que él quiera. Claro, que para eso necesita su anzuelo mágico, pero lo perdió el muy truhán hace mil años cuando se robó el corazón de esmeralda de la madre tierra y desde entonces ya no se ha sabido nada de él.

Ahora la tribu de Moana está en aprietos porque se están quedando sin alimentos y a ella se le ocurre irse a pescar más lejos, allende los arrecifes, pero esas áreas están vedadas para ellos.

Ah! Pero no para Moana, que es muy persistente, por no decirle cabezona, no se vaya a ofender alguien. Así que con la bendición de su abuela, que en su último aliento la alentó, literalmente, a irse en busca de Maui para juntos devolver el corazón a la diosa madre y que todo vuelva a la normalidad, Moana se embarca a la aventura.

Y bueno, así son las historias de Disney y no se de que se sorprenden los tahitianos, si siempre cambian todo para que los finales sean felices y todo eso, así que Moana, el gallo retrasado de sus facultades mentales (sospechosamente parecido al pato de BUSCANDO A DORY) y Maui finalmente logran su cometido...