Tuesday, December 13, 2016

La delgada línea amarilla (2016)

Dijeron que las líneas intermitentes se pintan a cinco pasos y los espacios entre ellas a ocho, pero en las curvas, donde ya no se puede rebasar, no dijeron cuanto mide la línea continua.

Poco a poco durante los quince días que les toma a Don Toño y sus muchachos pintar la línea amarilla entre San Jacinto y San Carlos (217 Km) iremos descubriendo detalles de sus vidas.

Don Toño trabajó durante 11 años de velador y acaba de ser despedido porque la compañía se compró un perro. A su edad ya no es fácil conseguir trabajo y aquí le ofrecen 7 mil pesos por las dos semanas, así que lo toma.

Junto a él irán (en el orden de las fotos en la portada) Gabriel, un ex-camionero que está a punto de perder la vista, Martín aka Atayde, Mario, un ex-presidiario y Pablo, un joven que huyó de su casa cansado de los problemas familiares.

A ellos se les unirá por el camino una perra (que en la portada aparece pintando su raya) que no tiene nombre pero que termina llamándose "Canela".

Esta delgada línea amarilla les servirá a todos de una manera u otra, para llevarlos a vivir experiencias que les cambiarán la vida al convivir a pesar de lo distintos que son entre ellos.