Wednesday, November 23, 2016

The little death (2014)

Hace muchos años, leí en una de las histoietas de Rius dedicada al sexo, la frase: sentí la muerte chiquita. Como no entendí no le dí importancia, pero sí me reí del chiste de las gomitas, donde un joven le pregunta a su pareja, trajiste las píldoras anticonceptivas? Y ella responde, no, pero traje gomitas, no es igual?

Con el tiempo descubrí que esa ''muerte chiquita'' es como también se le conoce al orgasmo.

Esta película la ví primero que la versión española, pero como la otra es más reciente, salió antes.

Las historias son ligeramente parecidas, pero los nombres han sido cambiados para proteger a los inocentes. 

Aquí a Maeve y Paul, les gusta el fetichismo de los pies y la violación (podofilia). O el simulacro, ya que la fascinación consiste en saberse (o creerse) indefensa y en las manos del violador y eso es lo excitante! 

A Dan y Evie lo del juego de papeles, o sea que se disfrazan y juegan a policías y ladrones, etc. Lo malo empieza cuando deciden grabar sus propios videos XXX.

A Richard y Rowana lo del llanto (dacrifilia). Más bien a ella, porque él no se entera hasta que la otra ya le hizo y deshizo nadamás para verlo llorar...

Phil y Maureen son los del sueño (somnofilia). Más bien aquí es sólo él, quien la duerme cada noche con pastillas para poder estar agusto íntimamente sin que ella esté como cotorra hable y hable y quéjese y quéjese de todo. Por eso las matan!

Y por último Mónica y Sam son los que gustan de la escatología telefónica, pues él es sordo y ella es la intérprete de la línea telefónica que ayuda a que estas personas se comuniquen con quien deseen.

Aquí es donde a todos los une el vecino nuevo que es pervertidor de menores y que por ley debe declararlo a sus vecinos para que ellos tomen sus precauciones. El lo hace de una manera muy particular, y políticamente incorrecta, quizás para irle tanteando el agua a los camotes y ver quien respinga y quien no. Lleva casa por casa unas galletitas llamadas "Golliwogs" que él mismo hace y que son como las de gengibre pero de chocolate. Seguramente les pasó lo que a los "negritos" Bimbo que ahora se conocen solamente como "nitos" (nuevo nombre corto con más onda, sí chucha).