Sunday, November 27, 2016

Kubo and the two strings (2016)

Cuando ví los cortos para esta película, me acordé de otra muy bella que trataba de un cazador de dragones que de niño aprendió a tejer y que aún conserva las agujas de su madre, y que se hace acompañar por un enanito gruñón y un conejo azul que escupe fuego. Se llama CHASSEURS DE DRAGONS (2008).

Aquí Kubo es un niño mágico quien con la ayuda de su guitarrita shamisen de tres cuerdas y su paquete de hojas de papel bond de colores hace las delicias del pueblo con su origami, contando historias de samurais.

Todos los días, antes de ponerse el sol, debe regresar a su casa, donde le espera su madre enferma, quien le ha advertido que si se queda afuera después de eso, corre el riesgo de perder el único ojo que le queda pues sus tías o su abuelo vendrán a quitárselo.

Y entonces sobreviene la tragedia anunciada. 
Al morir su madre, con su último aliento, da vida a un changuito de madera que él traía de amuleto y con él, se embarca a la aventura de encontrar la espada indestructible, la armadura impenetrable y el casco irrompible.

En el camino se encontrarán al escarabajo samurai, y juntos buscarán los elementos que supuestamente un día fueron objetos que pertenecieron a su padre, pero las tías y el abuelo, que son espíritus malignos, tratarán de evitarlo.

Esta animación de "stop-motion" donde cuadro por cuadro quienes la realizaron tuvieron que estar moviendo los muñequitos hasta completar casi dos horas, es tan maravillosa, que uno se olvida de que es una animación y de que está hecha de esta manera tan laboriosa. ¡Excelente!