Monday, October 31, 2016

The witch (2015)

¡Ay! ¡Que bonito es volar a las dos de la mañana,
volar y dejarse caer en los brazos de tu hermana!

Mi abuela me contaba muchas historias de brujas cuando al anochecer se escuchaban unos chiflidos atribuídos a ellas, pues supuestamente chiflaban mientras volaban en sus escobas.

Ellas, antes de salir, se quitaban sus ojos y los guardaban debajo de un tenamaste, se colocaban los ojos de sus gatos para poder ver de noche y se iban. Hubo una que quedó ciega, porque otra persona que no sabía que había unos ojos debajo de la piedra, los aplastó.

Otra era la bruja pedorra, que padecía glaucoma y estaba ciega de un ojo, así que cuando hacía tortillas, los comensales las iban tomando por el lado que ella no veía y por más tortillas que hacía, nunca le rendían. 

Seguramente se sospechaba que las que pasaban sobrevolando nuestras casas eran las brujas de la Petaca, pues como quedaba cerca, al ir chiflando podían ser escuchadas mejor.

Esta es la historia de una familia que había sido expulsada de la comunidad por sospechas de brujería, en aquellos tiempos en que hasta nacer pelirrojo o con un ojo azul y otro verde era considerado cosa del demonio (siglo XVII).

La cosa es que esta familia tiene que arreglárselas como puede en el monte y claro que allí sí hay una bruja, que empieza a hacer de las suyas hasta que consiga lo que desea. Adeptos para sus aquelarres!

¡Muy buena para halloween!