Wednesday, October 12, 2016

El dolor de los hijos (1949)

El dolor que al doctor Librado Montero y su esposa Doña Virginia, les causaron sus hijos, no era comparable al que los mismos hijos estaban sufriendo. Pero así es la vida, a los padres les duele más el dolor de sus hijos que el propio.

Su hija Virginia, la mayor, estaba enamorada de un pianista desempleado que para poder pedir su mano tuvo que emigrar a Cuba en pleno embargo  con los yanquis.
Ya se imaginarán el dolor de haberse quedado sola a esperarlo a saber por cuanto tiempo.

Su hijo Librado trataba de defender el honor de sus hermanas a punta de pistola.

Su hija Rosario andaba de novia de Ramón, el tendero de la esquina, español, que había quedado lisiado en alguna guerra en Cuba.

Su hija Eloísa (Roth), estaba enamorada de un vendedor de medicinas que viajaba de pueblo en pueblo ofreciendo su mercancía y en quien nadie confiaba por ser ateo, aunque él se consideraba "libre pensador". Su dolor fue que al huir con él, la familia la dió por muerta y ya jamás quisieron saber nada de ella.

Y de los cinco hijitos menores, Abelardo, Moisés, Carlitos, Quique y Cuco, que habían nacido en ristra cinco o seis años después de la menor de las muchachas, no se hacía uno, pues el único que sí les provocó el dolor más grande fue Carlitos, al descubrírsele un tumor inoperable en el cerebro. Bueno, de poder operarse sí se podía, pero estaba a uno contra 10 millones que se salvara. Y él sufría tremendos dolores de cabeza y andar zigzagueando como borrachito, además de que no escuchaba por el oído izquierdo.

Total, que para esta familia católica como tantas, ya solamente les quedaba el recurso de la oración a la virgen, quien también sufre seguramente el dolor de sus hijos.

El pasado viernes 7 falleció la actriz Martha Roth y a su memoria dedicamos esta entrada. 
Ella debutó en ENREDATE Y VERAS pero no recuerdo mucho de esa película como para reseñarla, sólo los desplantes de una Emilia Guiú vestida de militar y tampoco la siguiente OJOS DE JUVENTUD, pues vagamente vienen a mi memoria números musicales a cargo de Elsa Aguirre y Don Joaquín Pardavé que creo era su padre, no recuerdo. Como UNA FAMILIA DE TANTAS ya está aquí y no ví completa la telenovela de la gaviota DESTILANDO AMOR, donde la Sra Roth apareció después de un largo tiempo sin que supiéramos nada de ella, aprovecho esta ocasión para hacerle un humilde homenaje así como a Gonzalo Vega, quien se despidió de nosotros el día de antier. Descansen en paz.