Tuesday, October 16, 2012

> The color of paradise (1999)

En el programa HOY, que se han dado a la tarea de hacerme la competencia en enumerar todos y cada uno de los días en que se celebra algo en México, me ayudarán bastante a completar mi lista, que actualmente lleva ya más de 250 días de celebración y que quiero ver si llego a por lo menos 365 para que no quede dia sin algo que se celebre. El día 13 dijeron que era el día mundial de la visión y buscando buscando, recordé esta hermosa película iraní que trata de un niñito invidente.

Esta la fui a ver con Juaniguis al Green Oaks como parte de un festival y nos mantuvo con el moco suelto todoel tiempo.

El niño protagonista está en la escuela de invidentes a punto de salir de vacaciones y esperará a su papá a que venga por él.
Pero pasa el tiempo y su padre no llega. El niño, sentado ya solo en los jardines, escucha al pájaro carpintero y trata de descifrar su mensaje, después advierte que un polluelo ha caído del nido y que peligra pues un gato le ronda. Rápidamente ahuyenta al felino y devuelve a pajarito a su lugar. En eso llega su papá.

Su padre, un iletrado hombre de campo, no sabe como manejar sus sentimientos hacia su hijo y temeroso de que la ceguera le esté causando un daño, trata de alejar de él tanto el pensamiento como al niño. Tonto. El niño ha aprendido a valerse por sí mismo porque no ver es todo lo que él conoce. Lo único que él desea es que su padre lo acepte y lo traiga a vivir con él a su casa. 
En estas vacaciones su padre tratará de mantenerlo lejos de él como si eso ayudara a minimizar el dolor que él siente y no sólo eso, sino que trata de volverse a casar y la novia no sabe nada acerca del muchachito.

Para alguien que pierde la vista después de haber visto debe ser una experiencia terrible, aunque también es posible aprender a vivir con ello y desenvolverse en la vida, mientras que para alguien que ha nacido así, debe ser más natural, más llevadero...