Wednesday, September 14, 2016

Skiptrace (2016)

Johnny Knoxville y Jackie Chan.
¿Qué más podría faltar?
Las escenas de acción y las coreografías están allí, la comedia está allí, pero aún así algo le falta...

En esta combinación de policía y bandido, Chan es un policía que hace 9 años perdió a su compañero y desde entonces se le ha vuelto una obsesión atrapar a su asesino, alguien llamado "El matador".

Su amigo le encargó mucho a su hijita, que es ahora toda una mujer, y quien a escondidas de su "tío" Benni, ha estado investigando por su cuenta.
Eso la mete en un lío con un bandido (Knoxville) y ahora Chan tiene que encontrarlo antes de que lo haga la mafia rusa y entonces viajan desde Hong Kong hasta Rusia, pasando por Mongolia.

Knoxville, acostumbrado a los abusos a los que sometía a su cuerpo en JACK ASS, seguramente no necesitó dobles, aunque sí utilizaron pantallas verdes para algunas escenas riesgosas y como en aquella película donde Jackie Chan se desliza desde lo alto de un volcán en erupción, se ven bastante chafas. 

A mí lo que más me llamó la atención fue la escena de las casitas de palitos que se vienen abajo como dominó. Imagínate que estás en tu casa muy orondo y así de pronto, nadamás porque a tu vecino le explotó el boiler, se viene abajo todo el vecindario!! ¡Qué horror!