Thursday, September 22, 2016

La noche que mi madre mató a mi padre (2016)

Desde que inicia y ves que hay un matrimonio con una pequeña hija, pero que ambos conviven con sus exes, y con los hijos que tuvieron con ellos formando una gran familia de 7, sabes que vas por una comedia de esas donde cualquier cosa puede pasar. Y después aparece Diego Peretti interpretándose a sí mismo y ya no cabe duda.

El matrimonio son Isabel (actriz) y Angel (director) y los exes son Susana (productora) y Carlos. Sus hijos son Alba (de Susana y Angel), Dylan (de Isabel y Carlos) y Estrella (de Isabel con Angel, aunque es adoptada). 
Los tres hijos van de viaje escolar a las montañas, donde esquiarán, así que todos los adultos aprovecharán para adelantar en sus planes cinematográficos.

Isabel, por su edad, se le dificulta encontrar trabajo, pero su marido y Susana no la incluyen en sus producciones para evitar conflictos mayores. Justo en este momento están por iniciar un rodaje y solamente les falta el actor principal y un co-productor. Se había pensado en un actor norteamericano, pero al final Susana optó por Diego Peretti, de Argentina, a quien le ofrecerán un cena para proponerle su colaboración.

Y ahí es donde empieza lo bueno. 
Cuando Peretti llega a casa de Angel es confundido con un plomero que esperaban, después se aclara el malentendido, llega Susana y más tarde Carlos, acompañado por su prometida, una jovencita muy parecida a Christina Applegate, quien de inmediato se apodera de Peretti y ya no lo suelta. En la cocina Isabel discute con Carlos y él muere más tarde. Ahora hay que resolver el misterio y encontrar al asesino, pues al parecer, murió envenenado.

Y todo esto mientras tratan de convencer a Peretti de que acepte protagonizar su película. Los enredos están a la orden y cada vez se enredan más, dando como resultado una comedia muy divertida.