Monday, June 27, 2016

The trouble with angels (1966)

Mary y Rachel son Flor de Lis y Kim Novak.

Ambas han sido enviadas a la Academia religiosa exclusiva para señoritas pero ellas sienten que tienen demasiada clase para estar allí y se inventan su propia personalidad. Pero al llegar son bajadas de su nube y transportadas a la cruda realidad, donde sus habitaciones no tienen ni calefacción ni nada y se pasan las noches tiritando de frío en invierno.

Además de las levantadas de madrugada, los baños, los rezos y demás penitencias, hay que hacer labores de beneficencia y en navidad, cuando deberán ir al asilo de ancianos a darles compañía, música y regalos, no todas, especialmente Mary y Rachel, sienten ganas de ir, por lo que la madre les dice, de una forma muy convincente, que quienes no asistan al asilo a cantarles y darles una velada amable a los adorables viejitos, se quedarán rezando en el claustro para aliviar su pecado de egoísmo.

Cuatro años de sus vidas transcurren entre bromas y chiquilladas, ante las cuales las monjas y la madre superiora no tienen más que castigarlas y ver de que forma remedian su conducta. Es más, un día por estar fumando en el sótano, asustan a todo mundo con el humo y hasta llegan los carros de bomberos a romper todo para abrirse paso hasta el incendio, que termina siendo sólo una travesura.

De inmediato llaman a sus parientes pero el tío de Mary no la quiere de regreso primero, porque si no tolera ni a su propia hija, para que quiere a la de su hermano? Y además, él todavía está en edad de tener vida sexual y el papá de Rachel, tampoco la piensa regresar a las escuelas normales de donde la sacó porque según él, no sirven y todo es pecado e inmundicia. Según él, si por él fuera, hasta por 2 centavos la enviaría a la prisión de San Quintín.  
Ironías de la vida. Cuando por fin llega el día de graduación y ya Rachel se ve afuera disfrutando de las minifaldas y el rock junto a su compañera, Mary le dice que ella se queda porque recibió ''el llamado'' y su vocación es la de quedarse aquí y ayudar al necesitado. Se ve que la madre superiora tiene colmillo y supo tenerles paciencia y ayudarlas a cada una a alcanzar sus sueños.