Thursday, May 19, 2016

Hello, my name is Doris (2015)

Aunque contiene tres de esas odiosas escenas imaginarias que tanto gustan a Juan Osorio, donde nos hacen creer que las cosas están sucediendo cuando en realidad sólo existen en la imaginación del protagonista, la película es bastante divertida y hasta se le perdonan.

Doris es un personaje bastante pintoresco (no tan extravagante como Tziporah Salamon), pero aquí la llaman vintage. Doris, que ha vivido alejada de la realidad de su casa al trabajo y viceversa y cuidando a su madre, tras la muerte de esta, se aferra no sólo a su estilo de vida anticuado ni a las cosas que ha ido acumulando a través del tiempo, sino también a un amor que en otras circunstancias consideraría imposible.

Y es que a su trabajo ha llegado un nuevo empleado y su primer encuentro ha quedado estampado como estaban ellos uno al otro en el elevador. El le piropea sus lentes de gato y ella le roba un lápiz. Nace el amor. Si a eso se le añaden los pensamientos inspiracionales de un motivador las cosas suceden porque suceden. ¿Imposible? ¡Eso no existe! ¡Es posible porque yo lo hago posible! En inglés funciona (I'm possible) pero en español no. 

Claro que también es posible gracias a la  nieta de 13 años de su mejor amiga Roz, que es experta en Snapchat y Facebook, pues así es como Doris empieza a indagar más de él y hasta se crea una cuenta ficticia para estar más cerca. Su acoso virtual es más discreto que el real, pues hasta en su trabajo lo procura y ahí se va metiendo como la humedad, poco a poco hasta llegar a ser su amiga. 

Las cosas se le complican cuando él aparece con una novia y cuando él le pregunta si a ella no le importaría salir con un hombre más joven que ella (que en realidad se trata de un tío cincuentón de él), y cuando su cuñada la presiona para que se deshaga de las chácharas que tiene en su casa, pues al parecer le urge que se venda para empezar a repartir las cosas.

La comedia es bastante agradable y tierna  cuenta con un reparto envidiable. 
Me dió mucho gusto ver a Tyne Daly (de Cagney y Lacey).