Wednesday, May 25, 2016

Deliciosa sinvergüenza (1990)

Este es el tipo de películas en las que se inspira Juan Osorio para hacer sus telenovelas, porque, si existen y hay a quienes les gustan, porqué no hacer cosas similares para la televisión, verdad?

Y aquí seguramente la risa sí andaba de vacaciones, porque no me reí ni una vez ni con Pedro, ni con Pablo ni con Paco! Deveras que después de las ficheras, no pudieron haber hecho cine peor que este.

La locación es en Perú, para ahorrarse todavía más presupuesto? Y bueno, SOR TRINQUETE, de Silvia Pinal, pasa oficialmente a formar parte de las joyas del tesoro fílmico mexicano!
Como si fuera una lotería, no dejaron títere con cabeza porque está la gorda y su marido el apocado, el tartamudo, la mucama negra (estilo Nina Simone, maquillada con nescafé), las vestidas, la embarazada fumando, los gays, buena en cuadro grande con doña Lucero León ''actuando''! 

La historia es sospechosamente similar a la de la película de Doña Silvia, pero muy mal hecha al ahí se va! Lucero es Elena, una mujer que no sabemos si es ladrona internacional o detective, aunque lo más seguro es que sea cleptómana y muy lista.

Se la vive cambiando de personaje y burlando así a los tres chiflados, que son los policías que nunca consiguen atraparla, porque ella, hasta pilotar aviones sabe! Mejor que Houdini escapa de las esposas, cuando ellos tardan hasta media hora en abrirlas. Toda la película andan tras ella y casi al final hay una escena en un avión, donde las azafatas traen unos uniformes poco prácticos con mangas de murciélago!
Luego hay un terrorista que manda a la azafata a decirle al piloto que cambie la ruta Y LA ESPERA A QUE REGRESE!!! Ahí sentado como si nada! Claro que llega super Lucero y se lo duerme de un trancazo.
Después se cuela en un convento donde las monjas traen unos tocados que no se si en la vida real sirvan de algo, porque son la mar de extraños. Ahí hace buen uso de sus artes rateriles, porque les consigue el dinero que necesitan para no se que que es de vida o muerte. A Doña Lucero León le roban un collar o una pulsera, no recuerdo.

La escena de la portada no existe, Lucero sí huye en moto pero no encuerada. Ni siquiera dobló Fernando Colunga las escenas de motocicleta porque estaba trabajando para Lola la trailera.

Total, que la familai Labarthé trabajó toda aquí y José Cerezo y José Manuel Aguilar, ingeniero de sonido y microfonista, respectivamente, la regaron con su mal trabajo. ¡Qué lástima de VHS! Porque esto no lo filmaron en celuloide, verdad? Sino, qué desperdicio!

En una nota triste que no sabía como abordar de pronto quizás debido a la enorme cantidad de personas del medio del espectáculo que se nos han adelantado, ofrecemos nuestras condolencias a las familias de Doris Roberts, Christian Landon, Margarito Esparza, Emilio Navaira, Charly Valentino, Denis Reed, Adán Aguilar y Leonorilda Ochoa, quienes en algún momento y en alguna forma, compartieron con nosotros su talento y nos dieron entretenimiento. Que sus familias encuentren la resignación a su pérdida. Para nosotros, seguirán vivos en el recuerdo. Descansen en paz.