Monday, May 23, 2016

Cambiando el destino (1992)

Aunque a partir de Menudo las bandas de jovencitos pululaban y además de las mexicanas nos llegaban de todas partes, de momento yo sólo recuerdo tres, Magneto, Mercurio y Kairo.

Recientemente escuché que algunos de los integrantes de Menudo se reunirían para hacer nuevas presentaciones para sus fans y seguramente los demás dijeron, porqué nosotros no? 

Y como ya solos a lo mejor no llenan un auditorio, siempre existe la posibilidad de unirse a otro grupo, como hicieron Kabá y OV7. Eso mismo han hecho Magneto y Mercurio.

A pesar de que como cantantes gozaban de inmensa popularidad, quien sabe a quien se le ocurrió que también podían incursionar en el medio de la actuación e hicieron esta película, escrita y dirigida por el Sr De Anda y con el patrocinio de Marinela y Pizzas Dominó.

Da inicio en Chile y durante los créditos se avientan la primer canción. Pudo haber estado mejor si le meten más, pero no, una hora después Carlos le canta otra a Gaby Platas en la playa y al final cantan un pedacito de otra y rematan con el famoso vuela vuela.

Esta es la historia: Los Magnetos terminan su gira y necesitan descansar, pero todavía les falta un concierto en California y deciden irse por su cuenta. Por andar de tragones pierden el vuelo porque en las pizzas Domino's se tardaron más de media hora y ni fueron gratis. Entonces, en su desesperación porque saben que su manager se las tiene sentenciada (Laguardia), rentan una avioneta cessna matrícula N22SJ que tiene a una Jéssica Rabbit pintada en un lado de su destartalada carrocería a un gordo con aliento alcohólico. Por supuesto que el aparato sufrirá un desperfecto cuando van a la altura de Sonora y el piloto los abandona saltando con su paracaídas al agua. Yo no se si iban desde Chile o desde México, el caso es que antes de llegar a California había agua y después ellos caen en el desierto de Sonora. 

Allí tratan de arreglar el avión y casi lo logran, pero necesitan aceite. Al escarbar para desenterrar las partes que se incrustaron en la arena, encuentran unas monedas de oro antiguas. Conocen a un flaco greñudo que anda en shorts y sin camisa llamado Jaky, pero que tiene la voz de Francisco Colmeneros. El les cuenta de un convento y allá van. 

Allá están además de las monjas, un grupo de chiquillas quesque estaban en un retiro espiritual y el convento está alejado del mundo y sólo las visitan cuando les llevan víveres. Chachita le roba el protagónico a Rosita Arenas (también sale Rita Macedo) y cuando le dicen madre, replica, ¿madre? Hermana! Soy muy joven para ser madre!

Mientras tanto  en la ciudad, una reportera analfabeta eligió una foto de un avión viejo y como quería un pulitzer, sin pruebas aseguró que los muchachos estaban muertos.

Total, que en el convento andaba un chiquillo que se había perdido y para el colmo de las coincidencias es su papá quien ayuda a Laguardia a buscar a sus muchachos, así que después de que Chachita y sus muchachitas se hacen amigas del grupo, les dan de su aceite consagrado de ese de la iglesia pare de sufrir para que arranque su avioneta y aunque lo malo del convento es que estaba en medio del desierto de sonora, lo bueno es que sí había pista de despegue y sin brújula ni nada volaron a su destino, vuela, vuela!!

En la ciudad se acercaba el ultimátum de la reportera para dar a los muchachos por muertos oficialmente cuando eran las 6:40 y a las 7 llegaron y al salir todo afuera a recibirlos, YA ESTABA OSCURO!!

Cuando ya todo vuelve a la normalidad, el piloto, que nunca los encontró, dice que él perdió a su hijito allá por donde andaban ustedes! Entonces, sí sabía o no sabía?
De ahí se van al parque de diversiones de los Estudios Universal y al concierto para niños enfermos. 
Y la palabra que aprendí fue: chinchihuilla, que es un mandadero.