Friday, April 15, 2016

Miracles from heaven (2016)

Con un poco de azucar toda medicina sabe mejor, dijo Mary Poppins.

Así es como deben ser las películas cristianas. Te cuentan las cosas como ellos las ven y ya después uno decide si les cree o no. 

Esta película no es de Patricia Riggen. Ella sólo la dirigió, pero fue idea de la iglesia, quienes le pagaron por hacerlo.

Cuenta de una niña de 10 años que repentinamente empieza a sufrir intensos dolores de estómago y vómito y ningún doctor encuentra la razón pues si uno se lo achaca a la intolerancia a la lactosa, otro dirá que es reflujo gástrico, y así sucesivamente. El problema es que su intestino no trabaja ni con leche de magnesia de Philips.

La madre, desesperada, busca una y mil formas de ayudarla y evitar el dolor de ambas, pero el día que varias de sus compañeras de la fe le dicen en la iglesia que esto les pasa porque o ella o su marido deben tener algún pecadillo por allí y no se han confesado, ahora la que paga las consecuencias es la niña. Porque la chiquilla a esta edad qué pecado importante puede tener? Desear la muñeca de su hermana? 

La madre se aleja de la iglesia y empieza a dudar de la existencia de Dios, hasta que después de mucho sufrir y cuando ya daban a la niña por perdida, se cae del árbol y saz! se le desaparece su enfermedad. Y no estoy arruinando nada, porque eso es lo que se ve en los promocionales. De hecho, yo me pasé toda la película esperando verla subirse al árbol y eso pasa hasta los últimos 5 minutos. Si ya vió el trailer, ahórrese su dinero, ahí cuentan toda la película.

Lo que no se aprecia en el avance es que la niña cayó dentro del árbol, porque estaba hueco y de ahí, en lo que la sacaban los bomberos y paramédicos y todo el pueblo rezaba abrazados al tronco, la niña fue al cielo y habló con Dios. Hasta hizo un trato con él o le exigió, más bien, que si la iba a mandar de regreso a la tierra tenía que ser sana, porque ella ya no soportaba ni los hospitales ni los tratamientos. Y así fue. Dios le hizo el milagro. Una vez fuera del tronco del árbol, su enfermedad había desaparecido.

Quienes hemos pasado por algo similar sabemos lo difícil que es ver sufrir a nuestros seres amados. Tener o no tener fé no garantiza nada porque las oraciones no siempre parecen funcionar. Ya saben el dicho, si se salva fue la virgen, si se muere fue el doctor...

Cuando Martha andaba con lo de sus vírgenes, sus arcángeles y sus santos pidiéndoles a todos lo mismo y al final su marido nunca salió del coma, yo le comentaba de mi posición y de que creía más factible que esos dichosos ángeles fueran personas que aquí en la tierra te hicieran un favor, a que fueran seres invisibles que te ''cuidan'' y todo eso.

En esta película, además del ''milagro'' de la recuperación de la niña, están también las personas que de una manera u otra contribuyeron, con sus ''milagros'' personales e hicieron posible que en un hospital donde les importaba más su libro de citas que la vida de un paciente, la recepcionista hiciera una excepción e intercediera por ellas, que la mesera les ayudara a movilizarse por la ciudad, etc.

Hay cosas que no tienen explicación y esta puede ser una de ellas, pero de ahí a que yo crea en los milagros, ese sí que sería un milagro!

Y no, no vale la pena ni mencionar a Eugenio Derbez.