Monday, April 11, 2016

Batman v Superman: Dawn of justice (2016)

¡Qué poco me duró el gusto!

No se si se deba a que ya me están fastidiando las películas de superhéroes o a que no me gustaron algunas de las cosas en esta, pero desde que ví los avances, decidí que no iba a pagar ni un cinco por verla. Gracias internet!

Parte de mi rechazo se debe a que este Lex Luthor no me gusta y tampoco el traje de la mujer marranilla. Ni el de Supermán, pero ví la anterior, ni el de Batman, por eso es que ya hace mucho que no veo sus películas.

Bueno, como Supermán es el hombre de acero y ya hay hombre de hierro, a Batman le tocó ser el de plomo. Trae una como armadura y cuando camina se oyen sus pasos como si fuera una cosa muy pesada. Y con todo y eso se da agilidad para andar volando con su baticuerda atrapando y marcando a los criminales que atrapa con un hierro candente en forma de batiseñal.

Esta película da inicio con la muerte de los padres de Bruno Díaz, como siempre, después pasa a la película de Supermán (la anterior) donde por acabar con la amenaza de Zod destruyen media Metrópolis, que como queda cerquitita de Ciudad Gótica, Bruno tiene aquí un edificio que le tumban con todo y gente dentro. Pasa un año y medio y nos llevan al centro del océano índico, de donde extraen una piedra de kriptonita y después nos trasladan a Africa, donde andan Luisa investigando un asunto de unos terroristas, y caro, como siempre hay que rescatarla, le cae Supermán. 

A Supermán lo traen de la cola, o de la capa, porque destruye más de lo que protege y ha dividido a la gente en dos, quienes lo odian y quienes lo creen un dos. El día 2 de noviembre, conoce a Batman en una reunión que ofrece Alexander Luthor, hasta ahorita me vengo a enterar de su nombre completo, porque su plan malévolo es enfrentarlos a los dos y que acaben uno con el otro. 

Bruno, que parece casi de la misma edad que Alfredo, su milusos, se la pasa soñando. Una descarga de datos que se robó de la fiesta tarda tanto, que en lo que termina, se echa un sueñito y sufre una pesadilla. La mujer maravilla se la pasa nomás en la pura fiesta (sin lentes y sin avión invisible) y aparece al final, por lo menos en una escena de acción, no que Flash, Cyborg y Aquamán, no salen ni cinco segundos cada uno, en unos videos que ella tiene en su laptop.

Qué raro que yo nunca haya sabido donde están exactamente Metrópolis y Ciudad Gótica, pues este es nuestro mismo universo, porque aqui andan Neil Degrasse Tyson y Anderson Cooper.

En los años 90s, cuando, después de que la gente ya no se interesaba en Supermán en lo más mínimo, lo mataron para ver si sus fans reaccionaban, yo me compré la colección de editorial Vid de ''la muerte de Supermán'' y fue puro truco publicitario, pues una vez recuperada la atención, presentaron varias propuestas de supermanes jovencitos, robots y hasta negros, para después revivirlo. Y no es ningún ''spoiler''. Doomsday, el monstruo que lo mató en el comic hace lo mismo aquí. Seguramente en la siguiente lo reviven. Y quizás porque ya pasaba de dos horas y media, si no también le hubieran metido lo del romance entre Superniña y Luthor, que en el comic hasta casados estaban! 

La verdad es que lo más ridículo es lo de las Marthas que ponen fin a esta contienda.