Friday, February 12, 2016

Arrugas (2011)

Si crees que es triste llegar a viejo, es peor llegar a serlo y además indeseado.

Es verdad. Una de dos, o te mueres joven o llegas a viejo. Y si llegas a viejo ahí sí que hay gran variedad de opciones, porque puede ser que vivas con tu familia hasta el fin, o que no tengas familia y te quedes solo, o te quedes solo y sin casa y termines en la calle, o tengas familia y te manden al asilo de ancianos, o que aún teniendo familia, tú decidas alejarte de ellos para no darles más problemas, etc.

Esta es la historia de Emilio, a quien su hijo Juan va a arrumbar al asilo porque a él le estorba en su vida. Sí. Como TIENE que salir con su mujer, NO PUEDE esperar ni cinco minutos a que su padre termine su cena. Si a eso agregamos que el viejito también es de guevos y en una rabieta les tira el tazón al piso, pues que más se podría esperar?
El caso es que llegar al final de la vida no tiene que ser el final, sino un principio, y como alumno en escuela nueva, Emilio se encuentra en el asilo gran cantidad de personas con quienes convivir, y que tienen para él todo el tiempo del mundo, o sea, el que les quede.

Miguel es su compañero de habitación y desde su llegada, luego luego lo transa pidiéndole dinero dizque porque lo mandaron de recepción por esta cantidad que a ellos se les pasó cobrarle. Emilio no sospecha, pero con los días verá que Miguel es transa con el pretexto de que a cambio de un poco de lana, está haciendo más felices a sus compañeros.

Lo que pasa es que nos quieren distraer y hacernos creer que Emilio, al ir olvidando poco a poco las cosas, sufre del robo de sus efectos personales, mientras Miguel trata hasta lo imposible de ocultar el estado de su amigo con tal de no verlo perderse en el área de los desahuciados, que han perdido totalmente la razón o que ya no pueden convivir con los demás.
Una historia muy interesante.