Sunday, January 24, 2016

Ted 2 (2015)

Me gustó mucho la introducción por ese baile multitudinario que estoy seguro ví alguna vez en una película de los años 30s, y aunque me hizo reír en un par de ocasiones, la verdad es que el 90% de la trama no me pareció lo graciosa que debería haber sido y la historia se me hizo muy simple y sin ningún atractivo. Trata de que ahora el osito de peluche, después de casado, quiere tener hijos. Eso lo alargan por dos horas.

La primer película me gustó y me pareció original, por lo que ahora me animé a ver esta.

John Bennet está desolado porque se quedó sin pareja. En su febril imaginación, cree que la pornografía será la solución pero no. Para empeorar su sensación de vacío, su amigo Ted, aquel osito de peluche que cobró vida después de que él le pidiera ese deseo a la estrella fugaz, se ha casado, y como él es un osito y su mujer medio loca, empiezan a tener dificultades en su matrimonio. 
Allí es donde entra una compañera de trabajo de ambos, quien les recomienda tener un bebé, pues según ella, los bebés son la colaloca que mantiene a una pareja unida ante el embate de las dificultades maritales. Cosa que no es cierto, si no, miren a Osvaldo Benavides o a Alfa Acosta, pero en fin, allá va el osito y nada, que ni pene tiene!! Es más, su mujer es tan adicta y fue en su tiempo tan promiscua, que ahora su aparato reproductor es un nido de arañas del que emanan solamente gases tóxicos.

Adoptar tampoco les resulta una opción, pues se descubre que el oso no es humano (obvio!) sino que es propiedad de John y entonces la película se llevará las dos horas en demostrar que sí es humano o que si no lo es, por lo menos tiene mejores sentimientos que muchos que sí son humanos pero se comportan como animales.

Tener dos o tres chistes buenos no la hace divertida, lástima!