Wednesday, January 13, 2016

Pepito y los robachicos (1958)

''El que mal anda, mal acaba'' -Lucas, versículo 4

-¿Y quiere café puro o café con garbanzo?
-Pues puro, porqué?
-Porque el puro es puro garbanzo!

Muy divertida la única escena de Don Omar Jasso que era el tendero con Manolín, cuando éste fue a comprar cinco pesos de víveres para cenar con Pepito, a quien acababa de adoptar/rescatar de los robachicos.

¡Cinco pesos! Porque en ese tiempo los huevos costaban un tostón cada uno, el kilo de frijol 1 peso (con gorgojo), la leche 1.20, el aceite se vendía suelto y así sucesivamente. 

La historia es muy simpática y acompañan a Manolín María Victoria, Luis Gatica y Pepito Romay, en los papeles principales. Como apoyo están Leonor Gómez, el bigotón Castro, el Sr Jasso, Pancho Córdova, Manver y hasta un boxeador llamado Baby.

Manolín sufre de la falta de oportunidades laborales y lo trae la rentera de la cola, pues le debe varios meses de renta. Un día mientras trabaja de ''sandwich'', en zancos, con uno de esos letreros que se colocan sobre pecho y espalda, traba amistad con Pepito, un niño robado para su explotación y que es obligado a pedir limosna, vender periódicos y hasta robar, si se puede.

Pepito, cansado de las golpizas y el maltrato del ''tata'', se halla bien con Manolín y pasan varios días juntos, hasta que el tata lo descubre y le pregunta, como te fue de vacaciones?

Ahora Manolín tratará de rescatarlo y adoptarlo si es posible, pero para eso es necesario estar casado y él es célibe. Entonces Toyita y Fernando se casan para que el niño no vaya al orfelinato, pero para entonces ya apareció su abuela y lo reclama. Que drama!