Friday, December 18, 2015

Prefiero a tu papá (1952)

Ni como perderse una película que reúna a 

Blanca de Castejón, Emilia Guiú y Delia Magaña.

Dice Alicia D'Alís que su marido es muy literario en sus conceptos, pero lo cierto es que le pasa lo que a Raphael y no quiere nietos, por lo que para evitar que sus hijos los tengan, se encarga de espantarles a cuanta novia tienen con el cuento de que las va a hacer actrices. Aunque su mujer es una actriz retirada y ahora tiene una academia de actuación, él prefiere reclutarlas a lo fácil, aunque de paso haga muy infelices a sus hijos. 

Uno de ellos, que ya va aprendiendo las lecciones de la vida, oculta a su novia lo más que puede, pero como en esta vida todo se sabe, no falta esa ocasión en la que casualmente se reúnan en la misma fuente de sodas él y su novia y su papá con su amante y se descubra el numerito. 

Guiú es la amante. Otra actriz que aprovechando sus relaciones con el jefe hace y deshace en el teatro bajo su bandera de ''primera actriz''. Las nuevas adquisiciones a ella no le hacen ni cosquillas, porque ella, después de la catedral, es la capilla principal. 

Magaña es la superchica vestuarista quien con su superoído se enteraba de todo y enviaba anónimos en verso. Ella está de parte de quien un día fuera su jefa, pero con lo casquivano que es el papá, no hay mucho que se pueda hacer. 

Las novias prefieren al papá, porque él les endulza el oído diciéndoles que se parecen a Hedy Lamarr, Joan Crawford o a Jennifer Jones.

En la guerra por papá, la amante se encapricha en montar la obra ''Locura de amor'', misma que hace 25 años marcara el retiro de la Sra D'Alís y que él le juró jamás volverla a montar sin ella. Para que eso suceda, su hijo el dentista tendrá que intervenir y así salvar a su novia del ridículo, pues sin saber ni papa de actuación, se atrevió a salir a escena!
¡Que humillación!