Wednesday, December 16, 2015

Matrimonio y mortaja (1950)

Y Rosario perdió su inversión de 4 millones de pesos sin querer, en una de las acostumbradas borracheras de su prometido.

Luis Galán hijo, que es hijo de Don Luis Galán, pierde la noción de las cosas durante su despedida de soltero y como en HANGOVER, despierta en un tren rumbo a Amaztlán, Jalisco, cuando su intención original era viajar a Mazatlán, Sinaloa, donde vive su prometida Charito.

Como va acompañado de su amigo Antonio (Mantequilla), ni siquiera tiene que pensar, pues el otro todo le aconseja y así es que bajándose del tren en un pueblito perdido de Jalisco y en lo que esperan el tren de regreso que pasará al día siguiente entre las 11 de la mañana y las 3 de la tarde, si no es que viene retrasado, se quedan en una casa de asistencia, donde por dos pesos diarios tendrán donde dormir, y por cinco, hasta alimentos.

Allí vive una jovencita muy guapa a quien llaman Carmen, pero como ya otra se les fue con los del circo y jamás la han vuelto a ver, a esta la cuidan muy bien. El problema es que hace mucha calor y cuando Luis sale a bañarse por la noche, lo agarra el perro y lo obliga a meterse en el único cuarto cuya puerta no estaba cerrada con llave y adivinen quien dormía allí. Sí! Carmen!!

Al alboroto luego luego se levantan todos y al encontrarlo allí de inmediato los casan. Que suerte que el papá de ella, aunque sordo, era el presidente municipal y se hacía lo que él decía sin chistar. Claro que Luis no es tonto y como nadie le pide su credencial de elector ni nada, da el nombre de su amigo y después se va a su casa, prometiéndoles hacer todos los preparativos para el matrimonio eclésiastico y esperar a que lleguen la novia, los padres y todo.

Carmelita, inocente pero enamorada, llegó antes que sus papás y se llevó hasta al perico.

Allí se los echa a todos a la bolsa con su manera de manejar un hogar, hace que renuncien la cocinera, el mayordomo y la asistente de Sr. Galán porque descubre que lo estaban robando, y el lío más gordo pero más divertido es cuando llegan los papás de Carmen, llega Rosaro de Mazatlán, llegan los invitados popoff y dentro de todo ese alboroto se descubre que Luis dió un nombre falso, Carmen tiene que divorciarse de Antonio, Luis no se quiere casar con Carmen y Rosario ya no se quiere casar con Luis. Válgame Dios! ¿Y ahora que hacemos con toda esta comida?