Monday, December 28, 2015

Fierecilla (1951)

Otra película donde salen Angélica María y Rosita Arenas, diez años más jóvenes que en MUCHACHAS QUE TRABAJAN

Y aquí sí, para que vean, estaba la Sra Arenas en su punto, y no sólo para bailar el rock and roll! 
Angélica, por su parte, estaba chiquitita, casi casi una bebé Gerber.

Arenas es la fierecilla, ahijada de Domingo Soler, quien la cuida pues Carlos López Moctezuma, su padre, anda de gambusino buscando oro en riachuelos de las montañas. Eduardo Noriega es el hombre que logra domarla.

La razón por la que ella ha crecido alejada de la civilización y bajo los cuidados de dos hombres es porque como su madre se le peló con el hombre más rico del pueblo, fue el hombre engañado a matarlos y después tuvo que huir de la justicia.

Yo digo que todo eso fue injustificado, porque si él se iba a buscar oro y tardaba años y años en regresar, la mujer, que aunque debía fidelidad a su marido tampoco era de piedra. Además, las noches eran largas y la tentación mucha...

Total, que el padre no quiere que la niña sepa nada del mundo exterior y claro, lo que causa es que cuando ella un día casualmente se encuentra con un pelado que se le va encima y la besa, pues quede toda turulata y con el mundo de cabeza.

Además, pronto cumplirá 18 años y hay que vestirla de mujer, así que se van al pueblo y bueno, allá ella se escapa buscando al hombre que le robó su primer beso de amor, se emborracha y le lleva gallo y casi casi hasta se casa con él antes de amanecer...
Prohibir resulta contraproducente...