Friday, November 20, 2015

Las mañanitas (1948)

Estas son dos películas en una, pues nos cuentan la historia de alguien que favorecía la famosa canción, aderezada con algo de nuestra inconfundible picardía mexicana.

Juan Manuel Reynosa (Moctezuma) acaba de regresar de una larga luna de miel de más de un año en compañía de María, su mujer. Cuando era soltero, su fama consistía en llevarles gallo a todas las muchachas bonitas del pueblo cantándoles las hermosas mañanitas.

Juan Pedro (Badú) es su peón, quien estuvo a cargo de sus negocios y está comprometido con Paloma (Fernández), quien vive con su padrino Don Pancho Ramos. (Isunza). Jacinto (Varela) es el contador, y también tiene vela en este entierro, pues es uno de los dos celestinos que a fuerza tratan de que haya romance entre un hombre casado y una mujer comprometida. ¿Qué ganan ellos? Quien sabe, el caso es que ahí andan nomás de metichones.

La segunda cosa interesante de la película es la cantidad de dicharachos o refranes que a continuación comparto, por si alguien recuerda alguno o si no, para que ahora se lo sepa:

Si con atolito vamos sanando, atolito vámosle dando
Gallina que come huevos, aunque le quemen el pico
Ya montado el caballo, hay que aguantar los reparos
Cada chango a su mecate y todos a columpiarse
A tanto muele y muele hasta el metate se acaba
A las doce una copa y a la una, doce
Si la bebida te vuelve loco, toma otro poco
Contra las muchas penas, las copas llenas, contra las penas pocas, llenas las copas
A mí no me canten ranas, a cantar a la laguna
A mí no me digas tío, porque ni parientes somos
No completas pal gaban y quieres mercarte tilma
Animas que salga el sol para ver como amanece
Ora lo verás huarache, ya apareció tu correa
Esperabas paloma y te salió puro zorrillo
Puro lo serás tú, puro y al amanecer cigarro
Como el gallo de tía Cleta, pelón pero cantador
Nada vale Tianguistuve ni Tianguistendré, lo que vale es Tianguistengo
Matrimonio de arrancados, fábrica de encuerados
Anda que te ribeteen, que te estás deshilachando
Eres como el tío Lolo, que se hacía tarugo solo
En mejores panteones me han dado las doce
Aunque me calcule pollo, ya tengo plumas de gallo
No se fije en las echadas, sólo en las que están poniendo
De sembrar y de cazar, no quieren consejos dar
El que da el consejo, da el tostón
Ni te compro limas ni te compro peras, ni te comprometas a lo que no puedas
Cuando la mula dice no paso y la mujer no me caso, es más fácil que la mula pase que la mujer no se case
Te me haces bonito bagre, para tan cochino charco
A chillidos de cochino, oídos de matancero
A palabras de borracho, oídos de jicarero
Atácate bandolón, ora que tienes tocada
El perro más flaco quiere la mejor mazorca
En la tierra de los calvos, los pelones son trenzudos
Amor viejo y camino real, nunca se dejan de andar
No te hagas como tía Chía, que no era, pero se hacía
Es como el sarampión, le gustan los inocentes
Cuando andes a medios chiles, búscate medias cebollas
Corcovea, corcovea, que ya agarrarás tu paso
No has de salir del comal, hasta que te hagas totopo
Nadamás oyen tronar, ya quieren calabacitas
Apenas les dicen mi alma y ya quieren casa aparte
Desde que se inventaron las disculpas, se acabaron los tarugos
Onde lloran ahí está el muerto
Sólo sabe lo que pesa el muerto quien va cargando el cajón
Dondequiera plancha y lava y en cualquier mecate tiende
Ora sí violín de rancho ya te agarró un profesor
Como el chichicuilote, de pico largo y tarugote
Quien tiene cola de zacate que se cuide de la lumbre
Por mi lado no hay portillo, toda la cerca está caida
El que es perico dondequiera es verde y el que es tarugo dondequiera pierde
Por ponerle Pancho Ramos, le pusimos la amolamos
Ya soy chachalaca vieja y tengo cansadas las alas
A mí no me espanta el muerto aunque salga a media noche
Se permite rasguñar, pero no clavar las uñas
No porque me vea huaraches, me calcule huacalera
Desde lejos se conoce al pájaro que es calandria
Cuando le perro se traga el hueso es porque confía en su pescuezo
El que es corto no entra al cielo y el que es largo se atraviesa
Entre la mujer y el gato, a cual más ingrato
No es que sea mala reata, lo que tiene es mal torcida
Tanto tiempo de atolera y no lo sabe menear
Nunca engordes puerco chico que todo se le va en crecer, nunca le hagas bien al rico, que no lo ha de agradecer
Sólo que se seque el mar, no me bañaré en sus olas
Gocen de su abril y mayo, que les llegará su agosto
Ya mero te besa un probe, nomás la pared le estorba
Sembrada la semillita, ya brotará la matita
El perro al amo, el gato a la casa y la mujer al dinero, no le hace que duerman alto, echándoles maiz se apean
El que no tenga dinero que se ponga de candelero
Los cuernos son como los dientes, duelen al salir pero después sirven pa comer
A quien te da la gallina, no le niegues al alón
Pa que chiflas desmolado, si no tienes herramientas
A que gente tiene mi amo, y más que le está llegando
Qué deveras Miramón? Como te lo digo Concha
Quien anda tras de lo ajeno no se lleva nada bueno
Quedamos picados del gallo y aborrecidos de las gallinas
Estamos como los platos, boca bajo y bien fregados

Yo sólo había escuchado dos, uno a medias (el de los changos) y otro algo diferente, pues decían, ya mero la besa un pobre, nomás la pared divide...